Su jugo es delicioso, pero también muy desagradable porque mancha las manos y la ropa. Hablamos de la granada para comer en granos o para exprimir.

Su temporada es el otoño y es un desayuno, postre o merienda perfecta. Los granos de granada también son deliciosos en platos salados de modo que veamos ahora tres maneras sencillas para que sepáis cómo pelar granadas, sin perder ninguno de esos granos y evitando además mancharnos.

Pelar granadas nunca ha sido tan fácil: tres formas para evitar ensuciarse

Si alguna vez has pelado una granada te habrás dado cuenta de qué modo a veces es realmente complicado pelarla sin que se acabe rompiendo manchándolo todo, pero esto es porque tal vez no habías aplicado ninguna de las tres maneras de hacerlo que os explicamos a continuación. Tres métodos a cada cuál más sencillo que seguramente te cambiarán la vida, en lo que respecta a las granadas.

Rodando

Primero que nada, corta la tapa superior de la granada tratando de no cortar los granos. Luego coloca la fruta horizontalmente sobre un superficie de trabajo que sea completamente plana como la mesa o el mármol de la cocina y la haces rodar hacia adelante y hacia atrás , presionando bien con las manos. Luego haz tres cortes verticales sobre la piel de la granada, toma un bol o un vaso y, pasando una cuchara por los granos solo los tienes que ir dejando caer en el bol o el vaso, verás cómo fácilmente se caen todos.

Exprimiendo

Una forma de comerte o de pelar la granada rápida y fácilmente es hacer un jugo. En este caso, procede como si fuera una naranja : tan solo la vas tener que cortar por la mitad y exprimir cada uno de los la lados en un exprimidor, recogiendo el jugo.

Abriéndolo en rodajas

También en este caso lo primero que hay que hacer es cortar y quitar la parte superior de la granada. Con un cuchillo, luego, haces cortes en la piel, verticales como muchas personas hacen cuando tratan de pelar una naranja en gajos. De este modo los cortes que hagas tienen que ir en correspondencia con las secciones internas de la granada (parecen vetas precisamente como las de la granada). Una vez cortada la piel, abre la granada y verás como la puedes dividir en rodajas y ya la puedes servir así. De este modo podremos coger un gajo y con una cuchara ir cogiendo los granos.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.