«Esto es una enfermedad. Más que banalizarla, lo que hace la sociedad es evitar hablar de ella. Nadie quiere que le hablen de la muerte, y lo que quiere un deprimido es morirse». Lo decía Verónica Forqué en una entrevista concedida a la revista Telva, porque Forqué arrastraba una depresión desde 2014. Su separación, el fallecimiento de su hermano, el de su madre, una operación de espalda… Fueron muchos los factores que condujeron a la actriz a la enfermedad de la melancolía.

Y hoy, esa pena la ha llevado al suicidio. Ella quería que se hablara del asunto, porque sabía que miles de personas comparten esa misma tristeza que ella arrastraba. Y su fallecimiento ha puesto el foco sobre el asunto. Compañeros del mundo de la cultura han demandado a través de la redes sociales más inversión en mental para evitar que la depresión se lleve vidas como la de Forqué.

La terrible noticia de la de Verónica Forqué pone el foco más que nunca en el problema de mental que tenemos en este país y el tabú del suicidio. Es hora de abordar esta silenciosa», ha reclamado en su cuenta de Twitter el dramaturgo Guillem Clua.

 

Algo parecido ha pedido el filósofo Rafael Narbona en la misma red social tras explicar que también fue víctima de la depresión: «Todo indica que Verónica Forqué se ha suicidado. La depresión es la epidemia que no cesa. Urgen medidas sanitarias y sociales. Yo dejé atrás la depresión, pero casi acaba conmigo. Se tragó diez años de mi vida. Solidaridad con los afectados para acabar con un injusto tabú».

 

Por su parte, la periodista Rosa Cullell ha incido en el daño que pueden hacer los ataques en las redes sociales a las personas deprimidas: «Qué penita la de Verónica Forqué. La exposición que supone un programa como y la ferocidad de las redes no son buena compañía en casos de depresión. Pasamos con ella muy buenos momentos cinematográficos. DEP».

 

 

Otros periodistas como Marta Ingelmo han incidido en esa petición de exigir más medios para la mental tras conocer las consecuencias de este tipo de enfermedades por su trabajo: «Hace semanas tuve la oportunidad de hacer un reportaje con supervivientes del suicidio. Es la primera causa de en los adolescentes. En serio. Hay que tratar este tema en los medios. Que la muerte de Verónica Forqué nos sirva para reflexionar. La depresión mata #SaludMental».

 

Y la escritora Lucia Etxebarría ha señalado:» Fuentes de la investigación trabajan con la hipótesis de que Verónica Forqué se ha suicidado. De ser así, espero que esta tristísima noticia dé pie a un debate social serio sobre los problemas de ansiedad y depresión en nuestra sociedad. Lo siento muchísimo por su hija».


Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.