‘100 días con la Tata’: el fenómeno viral de Miguel Ángel Muñoz sin cine dentro

Pese a la extendida creencia, en las historias bonitas no tiene por qué haber una dentro. El necesita progreso, duda, conflicto, encrucijadas, caídas, redenciones. También un punto de vista adecuado. Una mirada y una voz. Y la mirada más cercana (y en principio más noble) no siempre es la más adecuada. A veces se necesita un paso atrás, o a un lado: que el que cuente la no esté tan contagiado por lo ocurrido, por sus personajes y por su evolución.

En el transcurso de una de las ediciones del programa de televisión Celebrity, el actor Miguel Ángel Muñoz, a la postre ganador del concurso, se reveló para el espectador como un chaval fabuloso en lo personal: honesto, trabajador, noble, simpático, solidario, cercano y con una extraordinaria relación familiar con una anciana a la que llamaba la Tata, de nombre Luisa Cantero y hermana de su bisabuela, que en varias visitas al espacio conquistó a la audiencia. Esa relación, que el propio Muñoz califica como “de amor”, se convirtió posteriormente en un fenómeno viral del que se hicieron eco los medios de comunicación durante los primeros meses de la pandemia, gracias a una serie de vídeos en directo protagonizados por ambos. Y ahora el actor completa con 100 días con la Tata, documental dirigido por él mismo, su homenaje a la persona que le cuidó cuando era niño —y sus padres, por cuestiones de trabajo, no podían hacerlo—, y de la que ya nunca se separó.

En un momento de su debut en la dirección, galardonado con el premio al mejor documental en los Forqué, Muñoz confiesa: “¿Por qué una película? Porque soy un romántico de mi profesión. Así que me rodeé de un equipo de 25 personas, como si la fuera a estrenar en salas. Pero la hacía para mí”. Aparte de las contradicciones evidentes de la declaración, en esas palabras quizá esté la esencia de por qué su parece compuesta desde una mirada y una voz erróneas. Desde las suyas. Dirigida por él, con él de coprotagonista, con el hilo conductor de una vida en comunión que lo tiene a él como eje junto a su compañera de 97 años, a partir de una serie de entrevistas a sí mismo en las que explica, valora, ríe, llora y se conmueve. Todo eso le lleva a algunos, por llamarlos de alguna manera, desajustes: unos primeros veinte minutos que ejercen de publirreportaje de su propia vida profesional; un grandes éxitos en el que no caben los tropiezos ni los fracasos; y unas declaraciones a cámara en las que incluso pierde en ciertos momentos la naturalidad que siempre muestra en la vida diaria. Algo, además, muy lógico. ¿Quién no parecería un tanto falso hablando de sí mismo todo el rato?

En la película, junto a los exhaustivos y encomiables cuidados del joven hacia la mujer tras haber sufrido un ictus, y continuas bromas, conversaciones, cariños y complicidades, también vemos las sesiones de psicológica de Muñoz, filmadas por su propia cámara. Y el espejo se resquebraja: alguien mirándose a sí mismo en una labor elogiable, pero que hubiera necesitado un paso a un lado. Solo en el último trecho, cuando el actor parece toparse contra el muro del “amor a una imagen” y a “los deseos de ser de un determinado modo” con respecto a sí mismo, llega una cierta disyuntiva. El resto, sin embargo, es un retrato en forma de selfie que puede ser bonito en lo personal aunque nunca trasciende a lo cinematográfico, y que además cae unas cuantas veces en lo impudoroso. La fuerza de la naturaleza que es la Tata y el maravilloso cariño de su sobrino biznieto merecían una mirada menos subjetiva.

100 DÍAS CON LA TATA

Dirección: Miguel Ángel Muñoz.

Intervienen: Miguel Ángel Muñoz, Luisa Cantero.

Género: documental. España, 2021.

Duración: 82 minutos.

Estreno: 29 de diciembre.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.