5 cosas que no sabes sobre la comida enlatada

5 cosas que no sabes sobre la comida enlatada
Frascos de vidrio, tubos de aluminio, latas, y otros recipientes de diversa índole. Desde la antigüedad, el hombre siempre se ha esforzado por mantener inalteradas las propiedades de los alimentos durante mucho tiempo. ¿Resultado? La comida enlatada que domina en los supermercados y de la que os contamos algunas curiosidades que tal vez desconocías al respecto.

5 cosas que (quizás) no sabes sobre la comida enlatada

Aquí están cinco de los datos más curiosos con respecto a la comida enlatada que todos tenemos en casa.

En la antigua Roma

Nuestros antepasados ​​ya habían ideado varios trucos para conservar los alimentos. Lo primero que notaron fue que los factores de deterioro de los alimentos eran el aire y la humedad. Así que hicieron intentos de conservación utilizando pieles y huesos de animales, dentro de los cuales resultó que el alimento permanecía comestible durante mucho tiempo. Con el desarrollo de la civilización urbana, se utilizó el uso de recipientes de madera o terracota, en los que se insertaban frutas, legumbres secas y verduras, que luego se almacenaban en ambientes secos.

Para el aceite y el vino se utilizaron ánforas y tinajas cerradas con tapones de madera envueltos en telas. Estas soluciones, muy difundidas en la antigua Roma, iban acompañadas de otras técnicas como la salazón  y congelar (ya muy extendido entre chinos y egipcios), útiles para posponer la caducidad de los alimentos.

El invento del método de apertización

Las antiguas soluciones para conservar los alimentos se mantuvieron en boga a lo largo de la Edad Media y más allá, pero mientras tanto se registró el nacimiento de las botellas modernas (gracias sobre todo a los vidrieros venecianos e ingleses), equipados a partir del siglo XVIII con corchos robustos que se abrían una nueva era para el de los vinos. En 1810, el pastelero francés Nicolas Appert elaboró ​​su «comida embotellada», obteniendo la victoria en un concurso lanzado por Napoleón cuyo premio estaba destinado a quienes habían ideado un sistema para conservar la comida de los soldados en .

Appert ganó gracias a un método, desde entonces llamado «apertización»,  basado en el uso de una botella de vidrio con tapón hermético. Insertando comida en él (hasta el borde, para eliminar el aire), envolviéndolo en un paño y sumergiéndolo durante horas en agua hirviendo (para que los ingredientes pudieran terminar de cocinarse), obtuvo un alimento que se puede conservar por mucho tiempo. El pastelero, por supuesto, no sabía que era la alta de cocción y el sello hermético lo que impedía la proliferación de gérmenes: el papel de los microorganismos en el proceso de descomposición será descubierto medio siglo después por Louis Pasteur .

La comida de los soldados en la

Fue el empresario británico Peter Durand, en 1812, quien utilizó frascos hechos de papel de aluminio ligero en lugar de botellas. Este camino lo tomaron otros dos británicos, Bryan Donkin y John Hall, quienes en 1813, tras adquirir la patente de Durand, iniciaron la primera producción industrial de conservas (empezó con conservas y luego pasó a carnes y sopas) bastante distinta a las que se exhiben hoy en los supermercados.

El uso de alimentos enlatados comenzó a extenderse con la de Crimea (1853-1856), cuando comenzaron a brindar un valioso apoyo a los soldados. Durante la Civil estadounidense (1861-1865), la costumbre también se impuso en el extranjero. Al mismo tiempo, se desarrollaron los primeros abrelatas y en 1866 se creó la llamada «apertura de llave».

Latas para todos los gustos

Hacia 1850, siguiendo el ejemplo de los tubos metálicos para pinturas, el italiano Cesare Balena lanzó la pasta de anchoa en un tubo. La comida «de hojalata» experimentó nuevas evoluciones con el empresario Francesco Cirio, que presentó sus tomates en conserva en la Exposición Universal de París (1889). En 1881 Pietro Sada se hizo muy popular gracias a la carne cocida en conserva (perfeccionada en 1923 con la adición de gelatina). Durante el siglo XX, la industria conservera se expandió, invadiendo el mercado con latas de todas las formas: bajas y rectangulares (típicas de las sardinas), cilíndricas (utilizadas para legumbres, tomates pelados y sopas) y redondas (destinadas principalmente a atún y comida para mascotas).

Comida enlatada en el espacio

Los alimentos enlatados han conocido su boom definitivo desde la Segunda Mundial. Durante las siguientes décadas, sin cambiar en su aspecto esencial, los envases han sufrido diversas mejoras tanto en el interior, con revestimientos útiles para no alterar la comida, como en el exterior, con la adopción de etiquetas de colores y aberturas cada vez más sencillas. Por lo tanto, la comida enlatada ha seguido acompañándonos incluso en el nuevo milenio, incluso aterrizando en el espacio (estamos hablando de «comida espacial»), con tubos llenos de varios tipos de pasta, alimentos envasados ​​al vacío y versiones reducidas a prueba de gravedad.

Te puede interesar:

Las razones para comer pepino desde ahora mismo

Allspain.info — últimas noticias en España y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, tecnología y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio, turismo y viajes. Actualización diaria.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.