La presidenta del Govern, Francina Armengol, se ha mostrado partidaria de extender el uso del a la hostelería. Cabe recordar que por el momento sólo es obligatorio en el ocio nocturno y en las residencias. No obstante, el Ejecutivo autonómico todavía no ha tomado una decisión firme y estudia el modo de aplicarlo. Además, la decisión deberá contar con el aval del Tribunal Superior de Justica de Baleares (TSJIB).

Armengol ha afirmado que en la conferencia de presidentes siempre ha defendido la extensión del uso del certificado. Según ella, «es la mejor medida para controlar los contagios en espacios complicados y de riesgo». En este sentido, ha dicho que se trata de una medida de control y no de restricción. «Trabajaremos junto a agentes sociales, ayuntamientos y consells insulares, para que la extensión del certificado se decida de manera consensuada y con aval de los tribunales». Precisamente, Armengol quiere evitar que el TSJIB tumbe la ampliación del como ha sucedido con el Superior del País Vasco.

El Ejecutivo autonómico ha señalado que antes de tomar una decisión presentarán la propuesta ante el comité de expertos. Más tarde la llevarán a la Mesa de Diálogo Social, que podría reunirse la próxima semana. El Govern tiene puesta la mirada en el puente de la Constitución y de la Inmaculada Concepción. Son días de gran movilidad que el año pasado provocaron el incremento de contagios que obligaron a endurecer las restricciones en Navidad. Sobre la posibilidad de aumentar de nuevo las medidas, el portavoz del Govern, Iago Negueruela, insistió en que no tiene intención de hacerlo.

Más control y menos restricciones

Por su parte, el presidente de la Federación de Pequeños y Medianos Comerciantes de Mallorca (Pimem), Jordi Mora, ha asegurado que no están a favor de nuevas restricciones. «Tenemos entre el 83% y el 84% de la población diana vacunada, por lo que no se entenderían, ni de aforo ni de horarios». Sin embargo, ha matizado que diferente será si aumenta considerablemente el número de casos y la presión hospitalaria. «En un caso así, sí estamos abiertos a hablar de pasaporte Covid, pero sin señalar a ningún sector en concreto». Por tanto, Mora pide precaución y, sobre todo, que se le dé oxígeno a los comercios que tan mal lo han pasado.

En cuanto a las fuerzas políticas de la oposición, los portavoces del PP y de Ciudadanos en el Parlament, Antoni Costa y Patricia Guasp, se han mostrado partidarios del uso del en la restauración. Aunque ambos han incidido en que el apoyo está condicionado a que la medida evite nuevas restricciones a la actividad. Además, han coincidido en que urge contar con una ley nacional que dé cobertura a las Comunidades a la hora de adoptar medidas ante el coronavirus.

«La sociedad balear ha cumplido, nos hemos vacunado. Apoyamos los certificados Covid si con ello sustituimos las medidas prohibicionistas por medidas de gestión de la pandemia», ha destacado Costa. En una línea similar se ha pronunciado Guasp, que ha subrayado que «la restricción nunca debe ser la primera opción de un gobierno». «El uso del pasaporte Covid es una buena alternativa siempre que no sea excluyente». La portavoz de Ciudadanos ha aseverado que se deben contemplar otras vías al margen de la vacunación, como un certificado de haber pasado la enfermedad.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.