Armengol se crece tras el escándalo de la ecotasa y decide no destinar ni un euro al medio ambiente

El Govern de izquierdas que preside la socialista Francina Armengol ha decidido incumplir por completo la del Impuesto de Turismo Sostenible (ITS), la ecotasa, y no destinar ni un euro de los fondos recaudados con este tributo que pagan los turistas al medio ambiente.

En su lugar, los fondos del impuesto medioambiental de los años 2021 y 2022 se destinarán íntegramente a gasto corriente bajo el eufemismo de paliar los efectos de la -19, donde cabe todo. Sucede todo esto después del escándalo que se produjo por el desvío de fondos de la ecotasa al concierto musical organizado por el Grupo Prisa.

Esta decisión del Govern sobre el nuevo destino de los fondos de la ecotasa figura en la de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para el año 2002, ahora en tramitación parlamentaria. La Federación Hotelera de ya ha mostrado su tremendo enfado con el Govern de Francina Armengol y ha presentado alegaciones a los presupuestos en las que exige la supresión de la ecotasa debido a la desnaturalización del impuesto medioambiental. Un impuesto que, en contra de lo que dice la por la que se creó, ya no tiene absolutamente nada que ver con el medio ambiente.

Para poder destinar el dinero de la ecotasa a gasto corriente, conciertos del Grupo Prisa o cualquier otro capricho, el Ejecutivo balear ha decidido suspender la Comisión de Impulso al Turismo Sostenible durante este año y el próximo. Esta Comisión es el organismo creado para debatir y aprobar el destino de los fondos de la ecotasa y en la misma están representados el Govern, los Consells Insulares, patronales, sindicatos, ayuntamientos y agrupaciones ecologistas. La Comisión ya no existe y el Govern puede decidir unilateralmente qué hacer con el dinero que pagan todos los turistas o visitantes de las Islas.

La Federación Hotelera de Mallorca, en su escrito de alegaciones, denuncia que el Govern, al mismo tiempo que suspende la Comisión, ha decidido no aplicar la  Ley 2/2016 de 30 de mazo, reguladora de la ecotasa, ni el decreto  35/2016, de 23 de junio donde se establece que el dinero del impuesto debe destinarse al medio ambiente y el turismo sostenible.

Según el Govern, no será hasta 2023 cuando se apruebe un nuevo plan anual de impulso al turismo sostenible.  En la disposición adicional quinta de la de Presupuestos se establece que los recursos del fondo correspondientes a los ejercicios 2021 y 2022 «deben destinarse a financiar, directamente o por medio del fondo de contingencia, los créditos correspondientes a actuaciones relacionadas con la -19 para hacer frente a los efectos directos de la pandemia, así como a la recuperación, transformación e impulso económico».

Como consecuencia de ello, la recaudación del ITS de los ejercicios 2021 y 2022, prevista en aproximadamente 140 millones de euros, no será destinada a las finalidades establecidas en la ley. Dicen los hoteleros en sus alegaciones a los presupuestos que ahora «no será posible llevar a cabo la ejecución de los nuevos proyectos que durante esos ejercicios deberían aprobarse para destinar los recursos recaudados a actuaciones concretas que compensen a la sociedad balear por el coste medioambiental y social que puede suponer la actividad turística y que mejoren la competitividad de las Islas mediante las finalidades del ITS establecidas en el referido artículo 19.3 de la 212016».

Recuerda la Federación Hotelera de que, según la ley, «el dinero de la ecotasa es esencialmente para inversiones ambientales, fomento de la desestacionalización, recuperación y rehabilitación del patrimonio histórico y cultural, investigación científica e innovación tecnológica». Todo esto ha desaparecido en el nuevo planteamiento del Govern del pacto de izquierdas sobre el dinero de la ecotasa.

Además, los hoteleros señalan que durante la presentación de los presupuestos, la consellera de Hacienda, Rosario Sánchez, explicó que el Govern ha adoptado la medida de no destinar la recaudación del ITS de 2021 y 2022 a sus finalidades legales porque las inversiones medioambientales se llevarán a cabo con los fondos europeos que les sean transferidos y las previsiones del factor de insularidad incluidas en los presupuestos de la Comunidad por primera vez.

«Comportamiento abusivo»

«Dado que el Govern reconoce que contará con los fondos necesarios para realizar dichas inversiones y habiendo desvirtuado la finalidad por la que se recauda el ITS de los turistas que visitan las lslas Baleares, este impuesto debería eliminarse», dicen los hoteleros de Mallorca.

Añaden que «los clientes pagan la tasa ignorando que tanto durante 2020 como 2021 y 2022 el dinero se destinará a sufragar los efectos de la pandemia, desviándose de los objetivos para los que el impuesto fue creado».

También denuncian los hoteleros que con la suspensión de la actividad y funciones de la Comisión, el Govern balear «podrá destinar la recaudación del ITS a los proyectos e inversiones que unilateralmente decida sin necesidad de atender las peticiones y opiniones de los miembros de la Comisión, en la que están representados los Consells lnsulares, Ayuntamiento de Palma, Federación de Municipios, UGT, CCOO, las patronales empresariales, los grupos ecologistas Gob y Amics de la Terra, la asociación proteccionista Arca y el Consejo  Agrario lnterterritorial».

Y apostilla la Federación Hotelera de Mallorca: «Con ello queda patente el comportamiento abusivo de la Administración en el destino y la gestión de la ecotasa, un impuesto que ha quedado totalmente desvirtuado y  desnaturalizado de los objetivos establecidos en la normativa que lo regula».

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.