Carmelo Gómez: «Madrid tiene mil millones de rincones, no me extraña que la gente pierda la cabeza por ella»

El Madrid de…

Actualizado Sábado,
13
noviembre
2021

01:50

Carmelo Gómez presenta la obra 'A vueltas con Lorca'.
Carmelo Gómez presenta la obra ‘A vueltas con Lorca’.SERGIO PARRA

Carmelo Gómez (Sahagún, León, 1962) no pensaba «para nada» venir a Madrid con su obra A vueltas con Lorca. Creía imposible romper el «coto privado» de los teatros capitalinos con una fiesta poética como la suya, un « especial» que tras recorrer con un remolque toma cuerpo en el Teatro de La Abadía.

«No lo quiero llamar ni función, ni espectáculo, ni como hacen los performánticos, instalación. Se trata de salir al escenario ‘cuerpo a cuerpo‘, como decía Federico García Lorca, y encontrarte con el público. Pero no el de ayer o el de antes de ayer, el de hoy. El pianista Mikhail Studyonov y yo aparecemos ahí con un texto que, salvo los poemas de Federico, no está fijado. Es muy libre. Vivimos lo que pasa en cada momento y sale cada vez un función distinta según la del público», resume Carmelo Gómez sobre lo que ofrece su original homenaje al autor granadino -y a «su corazón panorámico y universal»- se representará de 18 al 28 de noviembre.

La Cava Baja.
La Cava Baja.ANTONIO HEREDIA

UNA CALLE

«Es un tópico, pero mi calle es la Cava Baja, sin duda alguna. Yo empecé por allí cuando vine a Madrid, por toda esa zona. También viví por la calle de Embajadores, por San Cayetano… Pero la Cava Baja me ha traído el Madrid de los pillos, el de los señores, el de las damas… todo ese mundo clásico que siempre me ha fascinado y que es otra impronta bonita de lo que fue Madrid en su tiempo. Todo ese está en el entorno de la Cava Baja, razón por la cual todavía voy de vez en cuando a tomar algo».

UNA TIENDA

«Soy un asiduo a las ferreterías. Llevo varios días dejándome los dedos con la Black & Decker, aunque sepa que es mejor que venga un profesional a casa. Porque las cisternas, por ejemplo, pueden parecer una gilipollez, pero luego se acaban enredando mucho. Yo las he cambiado todas en mi casa, pero sólo se yo cómo se aprieta el botón, porque cuando lo hace otro, se quedan echando agua. No se si al final hice una chapuza, pero… Cuanto más se complican esas cosas más nos alejan a nosotros de poder resolverlas. Pero no hay que desistir».

Los Cines Golem Madrid.
Los Cines Golem Madrid.

UN CINE

«Siempre me han gustado mucho los Golem. He llegado a conocer a los dueños personalmente, cuando yo era muy de cine, y hacíamos allí los estrenos. La verdad es que es una gente que le tiene siempre un cariño al cine extraordinario. Si hemos visto allí grandes películas es porque ellos las han traído, porque no siempre se han guiado por lo comercial. De repente allí podías ver cosas que no se encontraban en ningún otro sitio».

El Teatro de La Abadía.
El Teatro de La Abadía.

UN TEATRO

«El Teatro de La Abadía tiene todos los elementos necesarios. A lo mejor le falta hombros, varas… todo esto que tenían los grandes teatros y que poco a poco han sido borrados. Pero a mí lo que me gusta de La Abadía es que fue un templo. Y creo que el teatro también tiene ese poder: el de concitar, el de alejar la rutina; el de echar fuera los problemas y centrarte exclusivamente en el sueño. Eso también lo hace la religión pero la media vuelta que da el es que, precisamente, no es dogmático. Es decir, dejamos que sea el espectador el que sueñe y el que quiera ir al ultramundo libremente».

El Parque de El Capricho.
El Parque de El Capricho.SERGIO GONZÁLEZ

UN LUGAR PARA SACAR UNA FOTO

«El Parque de El Capricho. En él la gente es muy amable. Los trabajadores son gente muy cercana. Aunque se está masificado últimamente, es un lugar muy recomendable. Muchísimo. Lo cierto es que Madrid tiene mil millones de rincones ¡No me extraña que la gente pierda la cabeza por esta ciudad! Pero El Capricho es bastante desconocido a determinados niveles. A algunos de nuestros lectores le podrá parecer extraño, pero es un sitio por el que sí merece la pena darse un paseo. Es una delicia del lugar, y a eso hay que añadirle todo lo que representó en un determinado momento de la Historia, y también de nuestra intrahistoria: quién lo regentó, cómo funcionaba ese parque y como terminó siendo público. La de allí es una foto que guardo con cariño».

UN SERVICIO ‘DELIVERY’

«Generalmente no pido comida. Es más, no tengo memoria de haber pedido nunca nada para casa».

La Taberna del Capitán Alatriste.
La Taberna del Capitán Alatriste.SERGIO ENRÍQUEZ

UN RESTAURANTE

«Tengo un problema con los restaurantes de ahora. Te lo voy a decir en pequeñito: algunos son muy antipáticos. Desde que ha llegado el masivo, se ha perdido la humanidad del establecimiento cercano. Claro que hay sitios que yo puedo recomendar, pero otros… está el que se pasa de excesivo, echándote constantemente vino sin que tú tengas ganas de beber. ¡Venga ahí a arrimar la botella! Acaban siendo empalagosos, se pasan con esa extraña proximidad. Y luego está el opuesto: esa cosa tan indiferente y fría que últimamente muestran casi todos los camareros del mundo de la restauración. Pero hagamos un homenaje a Arturo Pérez-Reverte, que es un gran amigo, y destaquemos La Taberna del Capitán Alatriste«.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.