La socimi Castellana Properties, especializada en el sector retail y controlada por el fondo de inversión sudafricano Vukile, obtuvo un beneficio neto de 16,9 millones de euros en los seis primeros meses de su año fiscal -entre marzo y septiembre de 2021-, frente a las pérdidas de 18,9 millones del año pasado, cuando se vio fuertemente afectada por la pandemia, que obligó a cerrar restaurantes y centros de ocio.

Los ingresos por las rentas que cobra a sus inquilinos fueron de 29,4 millones de euros, un 5,7% por encima de años anteriores, excluyendo las rentas de las oficinas vendidas en junio y los 1,1 millones de euros otorgados en bonificaciones a sus inquilinos para paliar el efecto de la pandemia.

En dicho periodo, Castellana Properties ya ha recuperado el nivel de ventas anterior a la en sus centros comerciales, sobre todo en los ámbitos de la venta de productos de mascotas y bricolaje, seguidos de la alimentación, los deportes y la electrónica, mientras que la restauración, el ocio y la moda todavía sigue recuperándose de la crisis, según informa Press.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) de la compañía fue de 23,6 millones, frente al resultado negativo del año pasado, una partida que se vio acompañada por la buena evolución de las afluencias a los centros comerciales, que ya se sitúa al 97% de la anterior a la crisis sanitaria.

Cartera de activos

Su superficie bruta alquilable asciende actualmente a 350.271 metros cuadrados y el valor bruto de sus activos a 976 millones de euros, lo que supone una mejora del 1,6% en los activos comparables. Además, su ratio de ocupación se sitúa por encima del 97%, lo que en el sector supone la plena ocupación, y la ratio de cobro de rentas en el 95,6%.

En los últimos seis meses, Castellana Properties ha firmado 20.529 metros cuadrados de superficie en 94 operaciones de alquiler, de las que 66 corresponden a nuevos contratos y 28 a renovaciones, asegurando unos ingresos de 4,5 millones de euros, asegurando un incremento medio del 1,35% respecto a las rentas previas.

En el plano financiero, la deuda de la socimi asciende a 490 millones de euros, tras amortizar parte de la misma con las desinversiones acometidas este año. En concreto, vendió en junio dos edificios de oficinas ocupados por Konecta en Madrid y Sevilla con unas plusvalías cercanas a los 4 millones de euros, lo que supone centrarse exclusivamente en el sector retail.

«Han sido meses complicados para todos, pero ya anunciar que hemos alcanzado cifras prepandemia, lo que demuestra una vez más la fortaleza de nuestra cartera y la resistencia y potencial del sector, tal y como se ha demostrado con su rápida recuperación», señala el consejero delegado, Alfonso Brunet.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.