Chloé Zhao sobre el primer beso gay en Marvel: «Pretendo desafiar la simplicidad moral del género de superhéroes»

Actualizado Jueves,
4
noviembre
2021

18:35

La directora que ganó el Oscar con ‘Nomadland’ se arriesga en la más descomunal y anómala de superhéroes: ‘Eternals’

La actriz Gemma Chan recibe indicaciones de Chloé Zhao durante el rodaje de 'Eternals'.
La actriz Gemma Chan recibe indicaciones de Chloé Zhao durante el rodaje de ‘Eternals’.

Chloé Zhao (Pekín, 1982) ha sido la elegida para llevar a los superhéroes (a todos ellos) más allá no de las estrellas sino de su público cautivo. Eternals, que se estrena este viernes, adapta la ideada por Jack Kirby en 1976 y lo hace con la declarada intención de abrir una tercera vía entre el cine independiente y el gran blockbuster. Tras acaparar todos los Oscar y premios con Nomadland, la directora de origen chino propone ahora una superproducción que también es fábula moral, manifiesto sobre la diversidad (no en balde, es la primera Marvel con un personaje abiertamente gay) y plegaria pagana. Tono en dos horas y media. Amén.

Tras ocuparse por extenso del western de un modo u otro en sus anteriores trabajos, da la impresión de que ahora lo que pretende revisar es la única mitología realmente moderna y global, la de los superhéroes.
Ésa es una de las motivaciones para hacer la película. Nos acosan interrogantes diferentes y nos enfrentamos a una nueva forma de ansiedad. Vivimos un tiempo que nos obliga a preguntarnos qué es lo hay más allá del horizonte. Es urgente averiguar y aclarar cuál es la relación que ahora mismo mantenemos con asuntos como la o la mortalidad. Y el surgimiento del cine de superhéroes tiene que ver con todo esto. Esta nueva manera de abordar la ciencia ficción es un fiel reflejo de las preocupaciones de nuestro tiempo.
Se ha hablado mucho de las novedades que incorpora su desde el punto de vista argumental y formal al imaginario de los superhéroes. Más en concreto se ha hablado de dos asuntos: por primera vez vemos una escena de sexo en el universo Marvel y por primera vez uno de los personajes es abiertamente gay, vive con su pareja y tiene un hijo…
Ese deseo que podemos llamar revisionista es un deseo compartido tanto por los cineastas como por los propios espectadores. La idea es discutir los principios fundacionales del género y, de algún modo, desafiar la simplicidad moral del género hasta ahora. ¿Qué significa ser un héroe hoy? ¿Qué forma pueden tomar los héroes en este momento? Ése es el debate que está en marcha y del que es consciente la propia factoría Marvel.
¿Cómo de importante era para usted incluir la escena de dos hombres besándose en una de Marvel?
Mucho. No sólo son dos personas besándose. Son dos personas que se preguntan por la importancia de la familia, de su familia. El amor a su familia es lo que permite que uno los Eternals recupere su fe en la humanidad. El mensaje que se transmite es que no hay que mirar a las personas como un grupo sino de forma individual. Y desde ahí caer en la cuenta de lo mucho que nos parecemos unos a otros.
¿Cree que un paso como el que ha dado en un franquicia como ésta servirá para avanzar en términos de representación e igualdad?
Soy consciente de ello, sí. Pero mi trabajo es hacer que la audiencia sienta este momento como realmente necesario, que sienta el amor y la angustia de esas dos personas. No es simplemente un empeño por rellenar la casilla de diversidad.
¿Cómo se pasa del cine independiente al más descarnado blockbuster sin perder el sentido de la realidad y hasta del cine?
Recientemente visité una escuela de cine y sentí es celos. Me sentí conmovida por esa pasión tan pura de contar historias que posees cuando empiezas. Y eso es algo a lo que siempre intento volver, una y otra vez. Si pierdes esa pasión lo pierdes todo. Da lo mismo el presupuesto de la película, mi predisposición es siempre la misma. Eso es lo que me ayuda a crecer.
Ya es un lugar común al hablar de superhéroes recuperar las declaraciones de Martin Scorsese sobre la decadencia que para él representa un género que, siempre según Scorsese, no tiene nada que ver con la emoción primigenia del cine.
Lo primero, y para evitar malentendidos, quisiera dejar claro el inmenso respeto que siento por un director con el que literalmente he crecido y con el que me he formado como cineasta. De todas formas, creo entender de donde viene su prevención. Sólo puedo decir que me siento un poco como el hijo de un matrimonio roto. No puedo elegir entre papá o mamá, estoy en los dos lados. Prefiero creer que en los dos lados del conflicto existe tanto un deseo genuino de aprender como una enorme curiosidad. Lo quieran o no, las dos formas de entender el cine comparten la misma habitación.
Recientemente, el director Denis Villeneuve, declaró que tenía la impresión de que muchas Marvel eran un copia-pega una de otra…
Lo que hay que tener claro, más allá de las divergencias, es que la pandemia nos ha colocado a todos en el mismo bando enfrentados a idéntica amenaza: lo que está en riesgo son las salas de cine y la experiencia colectiva de ver cine juntos. Es el momento para avanzar juntos y no para discutir. Dune es una gran para ver en el cine y no de otra manera. Por lo demás, Denis y yo venimos del mismo sitio y nuestra formación es muy similar. El cine es para las masas, el cine es para todo el y un blockbuster tiene el potencial de llegar a mucha gente.
Entiende por lo que dice que hay una especie de tercera vía entre el cine independiente y el de los grandes estudios.
En la antigua Grecia, el escenario del teatro estaba abierto a todo a todo el mundo. Era un espacio al aire libre donde la gente iba a llorar y a reír. Una experiencia así no puede ser restringida a unos pocos privilegiados. Desde el cine independiente y desde los blockbusters tenemos que esforzarnos en lo mismo, en contar mejores historias y en reinventarnos constantemente.
El año pasado usted se coronó como la segunda mujer en la en recibir un Oscar a mejor dirección. Este año hemos visto cómo los principales festivales los ganaban directoras. ¿Siente la responsabilidad de ser pionera, de marcar un camino a las demás, de romper un límite hasta ahora infranqueado?
Soy consciente de que soy una privilegiada. Pero prefiero ser humilde y sentirme honrada de poder servir de ayuda y aliento para las nuevas generaciones. Mi objetivo como narradora es tender puentes. Quiero hacer películas que conecten a las personas sin importar quién sea el otro y de dónde venga. Aunque la sociedad cada vez más polarizada te diga que no tienes nada en común con esa otra persona, mi idea es que seas capaz de llorar y reír a su lado.
Me refería en la pregunta al género mas que nada…
Sí, creo que las cosas se pueden contar de otro modo, creo en una fuerza femenina que nada tiene que ver con el concepto masculino de poder.
Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.