La OCU ha realizado un sorprendente hallazgo de la mano de 3 alimentos que permiten comerse incluso cuando ha aparecido en temido moho, sin que afecten a nuestra salud. El moho es un hongo que crece sobre determinadas superficies, generalmente sobre tejidos en descomposición. En general es un claro indicador de que el alimento que estamos a punto de ingerir no es seguro. A partir de ahora y según la OCU (Organización de consumidores y Usuarios) podremos alargar la vida en nuestra cocina de tres alimentos que incluimos cada semana en nuestra lista de la compra.

Estos son los 3 alimentos con los que es posible comer moho sin perjudicar nuestra

No se puede comer alimentos con moho, a excepción de los tres casos que según la OCU es posible hacerlo. Debemos tener en cuenta que este hongo podría ser tóxico y provocar problemas de graves. Los colectivos más vulnerables deben evitar acercarse a él y menos ingerirlo. La excepción de esta regla, en determinados casos, no siempre, son estos tres ingredientes:

Los quesos duros admiten moho sin que se vean afectados por él. Eso significa que, deberemos retirarlo con cuidado. En ningún caso, debe comerse el moho, sino la zona que no ha tocado este hongo. Lo despejamos bien y si es necesario lavamos y secamos el queso para evitar que notemos el sabor o la contaminación que ha generado este elemento. Los quesos blandos, mejor tirarlos directamente para evitar cualquier tipo de problema de salud. Solo los que tengan poca humedad que no actúe como elemento transmisor del hongo, como los quesos manchegos, el gouda o el emmental siguen siendo aptos para el consumo.

Los embutidos curados y el jamón pueden comerse con moho. Es el típico caso del jamón que se nos queda en el jamonero durante mucho tiempo. Suele salir una capa de moho que podemos retirar con cuidado para seguir disfrutando de uno de nuestros productos estrella. Con los embutidos pasará lo mismo. Podemos seguir comiendo esta delicia siempre y cuando quitemos el moho de la parte afectada.

Dos centímetros alrededor de las verduras duras, es la barrera que permite comerlas o tirarlas. Debemos tener en cuenta que las verduras y las frutas son los ingredientes a los que más les afecta un moho que acaba siendo tóxico. El repollo o los pimientos al ser vegetales duros permiten la ingesta, alejándonos de la zona afectada por el moho en unos centímetros. Según la OCU de esta forma podemos aprovechar al máximo este tipo de ingredientes.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.