Si bien es cierto que los cuadros son una de las opciones de decoración más interesante que hay en lo que a decoración del hogar respecta, también es verdad que ponerles unos marcos bellos puede llegar a costar bastante dinero, haciendo que la inversión sea imposible de afrontar. Entonces, lo mejor es que los hagas tú, siguiendo estos pasos para pintar marcos de cuadros.

Así como lo lees, cualquiera puede fabricar sus propios marcos de cuadro, incluso darles el color que desee, con un poco de tiempo e información detallada al respecto, corriendo lo primero por tu cuenta, mientras que lo segundo te lo acercamos nosotros en este siguiente artículo con los detalles.

De hecho, no pierdas de vista que este truco para pintar marcos de cuadros también es útil para darles una nueva vida a aquellos marcos algo antiguos o desgastados que tengas en tu hogar, aprovechando la pintura para que luzcan como recién comprados, o se adapten a tu estilo.

¿Cómo pintar el marco de un cuadro paso a paso?

Si ya estás acostumbrado a manipular marcos de cuadros, ya sabrás que están hechos mayormente con madera. Al ser un material de origen natural, es posible que la exposición al sol y otros fenómenos climáticos lo afecte para mal, aunque la pintura puede recuperarlos.

Para hacerlo, lo primero es separar el lienzo o cuadro del marco, no sólo porque eso te facilitará las cosas a la hora de pintar, sino además porque se trata del modo en el que lo proteges de un movimiento descuidado, asegurándote así de que la pintura no arruine la obra.

Con el marco sin el cuadro o lienzo, debes llevar a cabo una limpieza profunda, para la cual no necesitarás más que un poco de agua, un paño limpio y jabón, eliminando la suciedad que tuviera. Debes echar un vistazo al estado de la madera, a sus condiciones actuales, para ver si es buena idea lijarla antes de continuar. Si la lijas, recuerda pasarle un esmalte de color madera para seguir.

Al momento de pintar, una brocha puede ser suficiente para llegar hasta los rincones del marco, prestando atención a no dejar atrás esos relieves o huecos que pudieran quedar fuera de su alcance.

Ya seco el marco, puedes rematarlo con un barniz brillante o mate, de acuerdo a cómo quieras que luzca dentro de tus ambientes, adquiriendo este producto en el mercado en tu color y tono preferido.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.