¿Consolidar o avanzar? Este ha sido siempre el dilema político frente a situaciones de crisis. ¿Consolidar lo que se ha logrado hasta el momento para tener una base más consistente o avanzar más y más esperando que la inercia del embate nos saque del bache? Esta es la situación que pienso que estamos afrontando en el momento actual en la sanidad catalana.

Nuestros equipos de atención primaria, especialmente médicos y enfermeros, están bajo mínimos, ya desde antes del y esta situación, ahora, se ha agudizado. Menos profesionales, más cansados, con más desencuentros con sus pacientes por las condiciones y limitaciones en las que se tienen que realizar las visitas. Según el Sindicat de Metges de Catalunya el 70% de los profesionales sanitarios tienen algún síntoma de ‘burnout’. Están quemados. No tenemos suficientes médicos ni enfermeros. Y no solo porque el sistema no produce los suficientes. Sé que muchos de los que acaban, una vez formados, marchan de Catalunya. No tenemos capacidad de retención de nuestros profesionales sanitarios.

Para que podamos retener profesionales hace falta que seamos capaces de ofrecer sueldos dignos, buenas condiciones laborales (horarios, conciliación familiar….), estabilidad y posibilidades de progresar a nivel profesional. Mayoritariamente no lo cumplimos. Sueldos bajos, horarios largos, altas cargas de trabajo burocrático poco motivador, interinajes e inestabilidad en los puestos de trabajo, estancamiento, carencia de acceso a las nuevas tecnologías… La pirámide de Maslow, la de la jerarquía de las necesidades y motivaciones humanas, por tierra. Lo tenemos difícil. Hace falta dinero, es cierto.

La perspectiva no es buena. Necesitamos 5000 millones de euros para salir de la situación en la que años de recortes, de pensar que nuestro sistema sanitario era de los más eficientes y mejores del mundo y que con esto iríamos tirando, ha llegado a su límite, empujada por las oleadas del covid.

Venden presupuestos. Del Estado y de la Generalitat. Estos 5.000 millones en cinco años que nos hacen falta, ¿los tendremos? Ojalá, pero no acabo de creerme que se puedan obtener los fondos necesarios para darle la vuelta a la tortilla. Si es así, adelante. Como dijo el ‘conseller’ Argimón en su discurso del 2 de noviembre, “ahora todo esto lo tenemos que hacer. Ahora es el momento”.

Pero, ¿y si no se logra? ¿Si nos quedamos como siempre? Confiamos en los fondos extraordinarios de covid, pero esto es puntual. Confiamos en los fondos europeos, los NextGeneration, pero esto no va dirigido al gasto corriente, a los sueldos y a lograr más personal. ¿Jugaremos a hacer ver que damos respuestas a todo el mundo sin resolver problemas de base y para la base?

Hay que explicitar un plan B por si vienen malas. Un plan B que deje muy claras las prioridades y cómo lograrlas. Cuando en la economía doméstica el dinero no llega para todo, cuando ya se va justo para acabar el mes, hay que plantear claramente que no cambiaremos el coche, porque hacen falta zapatos y ropa para los niños. Y esto es prioritario.

Noticias relacionadas

El nudo principal del sistema sanitario es la relación profesional-ciudadano. Si esto se debilita todo se va a pique. Y es aquí donde encontramos nuestro principal problema: la falta de profesionales sanitarios y las condiciones en que se ven obligados a trabajar. Hay que crear las condiciones para favorecer el retorno de los profesionales que han marchado de Catalunya o han abandonado el ejercicio asistencial. Hay que parar la hemorragia: los profesionales quieren ganarse la vida adecuadamente, poder conciliar la vida familiar, progresar en su trabajo y tener buenas condiciones de trabajo (horarios, cargas, etc.), es decir, ser reconocidos, no con golpecitos en el hombro o aplausos, que están muy bien, sino con hechos tangibles. Está bien, es correcto y necesario mejorar la eficiencia de los profesionales, médicos y enfermeros, con la introducción de nuevos perfiles profesionales que disminuyan sus cargas burocráticas, posibilitando que se dediquen a las tareas con más valor añadido. Pero no hay bastante. Si queremos que el sistema funcione hacen falta médicos y enfermeros

¿Consolidar o avanzar? Consolidar. Debemos finiquitar un sistema sanitario con pies de barro. Y estos pies, esta base sobre la que todo se aguanta se llama más profesionales y mejores condiciones de trabajo.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.