¿Cuándo podrá el niño vestirse solo? Esa es una pregunta que se hacen muchos padres y madres cuando ven que el niño se resiste a vestirse, quizás porque desean intentarlo por sí mismo, pero piensan que tal vez son demasiado pequeños. Veamos cómo saber si nuestro hijo o hija está preparado para vestirse solo y qué pautas seguir en caso de que así sea.

¿Cuándo podrá el niño vestirse solo?

Sabemos que cada bebé es un mundo pero todos y cada uno de ellos suelen seguir un desarrollo o crecimiento bastante común por lo que cuando se trata de vestirse solo, podemos decir que los niños comienza a intentar ponerse la ropa ya cuando tienen doce meses. No estamos diciendo que se vistan solos al cumplir un año, pero si te fijas te darás cuenta que a esta edad, el bebé ya te da el brazo cuando le pides que lo pase por la manga o levanta la pierna en el caso de que tengamos ponerle un pantalón.

¿Qué podemos hacer entonces? Pues prácticamente nada ya que tendremos que seguir vistiendo al bebé nosotros hasta que al menos tenga 4 años, que es generalmente la edad en la que los niños ya están capacitados para vestirse solos, dado que tendrá un desarrollo motor que será bueno para vestirse y también, dominará las habilidades que necesita para una actividad similar.

¿Y quitarse la ropa?

Quitarse la ropa es una cuestión mucho más sencilla para el bebé. De hecho probablemente pueda hacer incluso antes.  Así, a los 18 meses, es posible que descubra que le encanta quitarse los zapatos, los calcetines y la ropa, a menudo justo después de que tú se lo hayas puesto. En el lado positivo, poder desvestirse es una habilidad que nos servirá para que el bebé «nos ayude» en el caso de queramos cambiarle la ropa por el pijama o desnudarlo para meterlo en la bañera.

¿Cómo ayudar al niño cuando quiera vestirse solo?

A partir de la edad señalada de cuatro años podemos dar a nuestro hijo la oportunidad de intentar vestirse si quiere. Sin embargo, ayúdale haciendo que el proceso sea más suave comenzando con ropa relativamente fácil de usar. Elige ropa holgada que no tenga botones, cremalleras o broches que la frustren.

Si no está listo para vestirse solo, aún puede desempeñar un papel activo en la elección de la ropa. Por ejemplo, después de que haya elegido entre el jersey azul y el rojo, pídele que extienda su pantalón en la cama y que te ayude a preparar la ropa. De esa manera, seguirá sintiendo que está siendo útil.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.