Cuando los componentes de Isango Ensemble empiezan a cantar, la estalla. Estalla literalmente a ritmo africano y a capela. La compañía sudafricana ha ofrecido esta mañana en el vestíbulo del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) un aperitivo de A Man of Good Hope, un musical que aborda el drama de la inmigración, pero que también rebosa «fuerza, humor, alegría y vida».

«La obra habla de la crisis de la a través de la historia de Asad, un niño de ocho años que escapa de la guerra de Somalia y viaja a Sudafrica pensando que es la tierra prometida, pero cuando llega sufre una terrible violencia xenófoba. Es una historia real», ha explicado Mark Dornford-May, director de la obra, que se representará en el TNC  entre el 18 y el 21 de noviembre.


Un momento de la representación de 'A Man of Good Hope'

Un momento de la representación de ‘A Man of Good Hope’

Isango Ensemble nació hace 20 años de la mano de Dornford-May y su ahora esposa Pauline Malefane. El director británico se trasladó seis meses a Sudafrica para dirigir a Malefane en Carmen. «La obra resultó tal éxito» que fue primero de gira y después a la gran pantalla.  Dornford-May dirigió en 2005 U-Carmen eKhayelitsha con Malefane como protagonista. La ganó el Oso de Plata en el de de Berlín.

Los seis meses de Dornford-May en Sudafrica se fueron alargando hasta convertirse en 20 años en los que el director británico ha estado al frente de Isango Ensemble, la compañía de teatro más internacional del país que ha actuado en Londres, ,Australia, Japón o Nueva Zelanda y que ahora recala por primera vez en gracias a la invitación de la directora artística del TNC, Carme Portaceli, quien ya le había echado el ojo a Isango cuando dirigía el teatro español.

Un momento de la representación

Un momento de la representación

Isango Ensemble es una compañía longeva y cohesionada: «Trabajamos en grupo, hay pocas empresas teatrales que se organicen de forma colectiva, pero aquí respetamos las ideas de todos y eso es importante para piezas como estas», ha señalado el director, quien no ha ahorrado en elogios para el director musical, Mandisi Dyantyis, «que es un genio, con una formación musical brutal que va desde lo clásico a la tradición africana pasando por el jazz».

La es la esencia de Isango Ensemble

La compañía cuenta con 22 actores y busca el talento entre los jóvenes sudafricanos, consciente de que «en la mayoría de los casos estos chicos no tienen acceso a formación, no se les exige currículum sino simplemente que pasen una prueba  consistente en cantar dos canciones a capela, pues con ello demuestran que saben cantar y que pueden contar una historia a través de la música», ha señalado  Dyantyis.


Y es que la es la esencia de Isango Ensemble y también de A Man of Good Hope: «Hay más que texto, pero incluso en los diálogos hay música de fondo. Además, las canciones se integran en la historia», ha concluido  Dornford-May, que ya prepara su próximo espectáculo que versará sobre «la violencia contra las mujeres».


Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.