Catalina Razzini: «La Isla del Sol es mi lugar favorito del mundo y quería compartirlo»

No es nada habitual que una película boliviana se estrene en el extranjero.

Pero la joven Catalina Razzini (La Paz, 1984) ha logrado exportar su primer largometraje, Cuidando al sol, que llega hoy a las pantallas españolas, gracias a al Programa de Intervenciones Urbanas, una apuesta del boliviano por la industria cinematográfica de este país, que posibilitó el rodaje de 18 películas en el año 2019.

Para su estreno en la gran pantalla, Razzini ha escogido un escenario nítidamente boliviano, la Isla del Sol en el lago Titicaca: «Elegí este enclave por una cuestión personal, es mi lugar favorito del y quería compartirlo», señala la directora, quien resalta que la Isla del Sol  «es un lugar que da paso a la imaginación, donde conviven lo místico y lo realista».

 

Cartel de la película

Cartel de la película

Este rincón del Titicaca «es la cuna del imperio incaico y lleva una herencia mítica que ha evolucionado mezclada entre leyendas». Allí ha situado Razzini a sus dos protagonistas, Lucía y Maribel, dos hermanas cuyas vidas transcurren entre la escuela, la del lago, el y el cuidado de los y de la casa que comparten con su madre y un hermanito todavía bebé.

Su padre se marchó a La Paz a trabajar y las dos niñas esperan su vuelta, pero cuando el hombre regresa, la mayor, Lucía, siente que no lo reconoce, que el se ha desencajado y, aunque solo tiene 10 años, decide que debe partir «por una necesidad de emanciparse y de tener una identidad». «Lucía está en un lugar donde ya no se siente cómoda», señala la realizadora.

Razzini junto a una de las protagonistas durante el rodaje

Razzini junto a una de las protagonistas durante el rodaje

 

Las protagonistas de Cuidando al sol son dos niñas nativas de la isla, pues eso «era importante para que se relacionaran con el ambiente». Escogerlas fue «un proceso largo y bonito». Razzini viajó durante años al Titicaca para escribir el guion de la película, buscar las localizaciones y eligir a los actores, conoció a algunas niñas que encajaban en los papeles, pero las tuvo que descartar porque iban creciendo. Al final, una de ellas se llevó el rol de la hermana menor. A la mayor la encontraron en la escuela.

Cuidando al sol refleja la vida de los niños del lugar que «es muy tranquila y pacífica, llena de aventuras al aire libre». Esos menores «ayudan mucho en la economía familiar, se ocupan de pastorear a los animales, ovejas y alpacas, esa es la dinámica que manejan» en una isla que «se  dedica a cosas muy específicas como el cultivo de tubérculos y el cuidado del turismo».

 

 

Lee también

Redacción

Daniela Cajías

 

Razzini se muestra orgullosa de que «una película boliviana se estrene en tantas salas en un país extranjero por primera vez». La directora, que también da «clases en un par de escuelas de cinematografía» de su país ya tiene entre manos dos nuevos proyectos y confía en poder vivir del cine: «esa es mi gran apuesta, mi ilusión», concluye.

 



Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.