Lamentablemente, hemos crecido con la idea de que si comemos porciones de comida razonables, eso quiere decir que estamos “sanos”, cuando la evidencia científica demuestra que muchísimas personas flacas tienen muy mala salud. Entonces veremos cuáles son las señales a considerar, o cómo saber si te faltan vitaminas.

Y hacemos hincapié en las vitaminas porque normalmente tomamos consciencia del bajo nivel de ellas cuando nos hacemos exámenes que dan resultados exactos acerca del estado del cuerpo y despejan todas esas falsas creencias sobre lo correcta que es la dieta que tenemos.

En realidad, es importante permanecer atentos a los indicios porque ésta es la manera más rápida que hay de detectar alguna anomalía como consecuencia de esa falta de vitaminas en el organismo, lo que puede marcar la diferencia a la hora de predecir y prevenir la aparición de esas enfermedades relacionadas con la deficiencia de estas sustancias fundamentales.

Síntomas de la falta de vitaminas

Cansancio, sobre todo al levantarte por la mañana

Si sientes un cansancio constante, sobre todo al levantarte de la cama por la mañana, acompañado de vez en cuando por somnolencia y hasta apatía, ese bien podría ser el resultado de una notoria escasez de vitaminas como las del grupo B y la C, así que incluye frutas, vegetales y cereales. Con esto sabrás si realmente te faltan vitaminas.

Pérdida exagerada del cabello

La pérdida exagerada del cabello también suele estar detrás de un consumo bajo de vitaminas, centrándonos en la vitamina B8 o biotina, al igual que las uñas quebradizas o la piel inflamada. Deberías incorporar a tus platos pescados azules, yemas de huevo y nueces.

Cicatrizaciones lentas

La falta de vitaminas C y K, que son las encargadas de la coagulación de la sangre, podría devenir en problemas para la cicatrización de las heridas y cortes, así que presta atención a esos detalles. Para corregir este inconveniente, suma verduras de hojas verdes y crucíferas a tus recetas.

Infecciones

Las infecciones, más que nada cuando se vuelven recurrentes e injustificadas, podrían estar alertando acerca de un bajo nivel de vitamina A, que es la responsable del sistema inmunológico. Además, puedes ver algunos otros síntomas en el cuerpo como una piel reseca y unas uñas débiles, que se rompen. Para que eso no ocurra, tienes que consumir más lácteos, huevos, carnes, pescados y vegetales rojizos, naranjas o amarillos, que son los que abundan en vitamina A.

Los suplementos de vitaminas cumplen con la función que muchas veces nos hace falta para no estar sin energía o más cansado de lo normal.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.