La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha completado el segundo desembolso de la que el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas concedió en marzo a Duro Felguera. Este desembolso de 80 millones de euros se ejecuta después de que el Consejo de Ministros autorizara el pasado 16 de noviembre la modificación del plan de viabilidad mejorado y actualizado de la empresa.

En concreto, el plan de viabilidad va acompañado del acuerdo de los bancos para la refinanciación de la deuda, así como para la puesta a disposición de la firma de una línea de avales para contratación de hasta 80 millones, tal y como avanzó Okdiario.

Por otro lado, el Principado de se compromete a aportar un total de seis millones de euros a Duro Felguera antes de concluya el ejercicio actual. Asimismo, se mantiene el compromiso de incorporar un socio industrial en la compañía. Este proceso continúa activo y recibiendo muestras de interés de potenciales inversores, según la firma.

El desembolso de estos 80 millones correspondientes a la segunda fase del apoyo financiero, se canalizará a través de un préstamo participativo, según informa Press. A esta cifra hay que sumar los 40 millones de euros pagados el pasado abril, de los cuales 20 proceden de un préstamo participativo y otros 20 millones, de un préstamo ordinario. El total de la temporal a Duro Felguera autorizada alcanza 120 millones de euros.

Fondo de Apoyo a la Solvencia

El Fondo de Apoyo a la Solvencia, dotado con un total de 10.000 millones de euros, tiene como objetivo aportar apoyo público temporal para reforzar la solvencia de empresas no financieras afectadas por la que sean consideradas estratégicas para el tejido productivo nacional o regional.

Por su parte, SEPI recuerda que Duro Felguera sigue siendo una de las compañías con un peso más notable en la economía de Asturias. Representó el 1,18% del Valor Añadido Bruto de la región en 2019.

Refinanciación

Duro Felguera también ha suscrito un acuerdo de refinanciación del pasivo financiero de la matriz y determinadas filiales que contempla, entre otros aspectos, la amortización, reestructuración y conversión del pasivo vinanciero derivado de la financiación sindicada que la sociedad mantiene con sus principales acreedores financieros.

Este acuerdo incluye una cancelación de 14.227 millones de obligaciones no aseguradas, con un valor nominal de 0,01 euros cada una y convertibles en acciones ordinarias de la sociedad de nueva emisión (obligaciones convertibles clase B); la extensión de la fecha de vencimiento final de las obligaciones convertibles clase A, y la amortización de un importe principal del pasivo financiero de la financiación sindicada de 7,5 millones de euros.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.