Todavía hay tiempo para actuar. Queda menos de un mes para que acabe el año 2021, pero los contribuyentes todavía pueden tomar ciertas medidas si quieren pagar menos en la próxima declaración de la Renta.

Los pueden ahorrar hasta 2.900 euros en la factura fiscal de este ejercicio si aprovechan las deducciones, según el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Lógicamente, no todo el mundo puede verse beneficiado por igual de estas deducciones. Gestha recuerda que las ventajas fiscales favorecen especialmente a los con mayores ingresos. Un contribuyente que gane menos de 21.000 euros anuales puede ahorrarse unos 1.300 euros, mientras que el ahorro asciende por encima de los 72.000 euros para otro que ingrese más de 600.000 euros, según los cálculos de esta organización.

Aunque diciembre suele ser una época de mucho gasto para las familias por las fiestas navideñas, recogemos cinco consejos para rebajar la factura fiscal:

1. Aportar hasta 2.000 al plan de pensiones

Una de las ventajas fiscales más populares se consigue mediante la aportación de dinero a un plan de pensiones. Hacienda permite a los contribuyentes descontar la cantidad invertida en ese producto de la base imponible. Se resta directamente de la base de ingresos utilizada para calcular el IRPF, es decir, como si el trabajador hubiera ganado menos.

Pareja de pensionistas.

Los técnicos de Hacienda recomiendan aprovechar antes del 31 de diciembre para realizar aportaciones a un plan de pensiones individual hasta llegar al límite. En concreto, los contribuyentes pueden deducirse hasta 2.000 euros o el 30% de los rendimientos del trabajo. Se tiene en cuenta aquella cantidad que sea menor.

A partir del próximo año, este beneficio fiscal será menor. Los presupuestos de 2022 incluyen una rebaja del capital máximo que se puede desgravar hasta los 1.500 euros. Este recorte no afectará en la declaración de la Renta de 2021. Los usuarios que todavía no tengan un plan de pensiones pueden consultar el escaparate invertir para la jubilación de Finect, donde se pueden encontrar diferentes productos financieros para disfrutar de un retiro de la vida laboral más tranquilo.

2.Amortizar dinero de la hipoteca

Aquellos que hayan comprado su habitual antes del 1 de enero de 2013 y que todavía paguen la hipoteca, pueden deducirse hasta un 15% de las cantidades aportadas con un límite de inversión de 9.040 euros. Los técnicos de Hacienda calculan que un trabajador puede realizar un pago adicional de 4.840 euros para amortizar la hipoteca y reducir su factura fiscal en 726 euros.

3.Compensar las pérdidas con ganancias

Las inversiones en Bolsa no siempre salen bien. Gestha recuerda que el final de año es un buen momento para hacer cuentas. El contribuyente puede compensar las pérdidas generadas en un fondo de inversión o en acciones con las ganancias patrimoniales obtenidas. Asimismo, los rendimientos de capital mobiliario positivos como los intereses o los dividendos se pueden compensar con rendimientos negativos.

La posibilidad de compensar las pérdidas con ganancias permite al contribuyente pagar impuestos solo por los beneficios reales de sus inversiones. Es decir, el dinero que haya perdido con una inversión se resta a lo que haya ganado y solo se tributa por la diferencia entre ambas.

Si un usuario nunca ha invertido en Bolsa y quiere empezar, una fórmula novedosa son los roboadvisors. Se trata de gestores automatizados que generan mediante algoritmos una cartera de inversiones diversificada en función del perfil del inversor. Finect cuenta con un escaparate de los mejores roboadvisors donde se pueden analizar y comparar las diferentes opciones existentes en el mercado.

4.Donar dinero a una ONG o afiliarse a un partido

Las aportaciones de donativos a organizaciones no gubernamentales (ONG) implican una deducción del 80% por los primeros 150 euros donados y del 35% de la cuantía restante. Además, Hacienda premia la fidelidad. Si un ciudadano dona la misma cantidad (o superior al año anterior) a la misma organización durante tres años consecutivos, el porcentaje de la cantidad restante aumenta al 40%. Según cálculos de Gestha, el ahorro fiscal medio con este gesto solidario se sitúa en 847,86 euros.

Asimismo, las cuotas de afiliación a un sindicato y a un colegio profesional son deducibles, en este último caso limitada a 500 euros. Así como los gastos de defensa jurídica de litigios en la relación laboral pueden acogerse a una deducción cuyo tope son 300 euros. Por su parte, las cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos tienen una deducción del 20%, con un máximo de 600 euros.

5.Invertir en una empresa de nueva creación (start-up)

Las aportaciones a una empresa de nueva creación, conocidas popularmente como start-ups, pueden suponer una deducción del 30% de las cantidades invertidas durante el año con un máximo de 60.000 euros. Por tanto, la deducción será como máximo de 18.000 euros.

El contribuyente únicamente puede beneficiarse de esta ventaja fiscal si su participación no supera el 40% del total del capital de la nueva empresa. Esto incluye también las participaciones de su cónyuge o los familiares de hasta el segundo grado como hermanos y tíos. Además, tiene que mantener esa participación durante al menos tres años.

Los técnicos de Hacienda señalan que esta deducción es la más potente de la declaración de la Renta, ya que permite reducir la factura fiscal en una media de 1.274 euros. Eso sí, se necesita invertir unos 4.246 euros si se quiere alcanzar esa cifra.

Además de estas deducciones, Gestha recuerda otras ventajas como la exención de tributación a los trabajadores de empresas radicadas en el extranjero (con un límite máximo de 60.100 euros anuales) y la exención para las ganancias obtenidas por la venta de la habitual por los mayores de 65 años (con un límite de 240.000 euros). Tampoco se pueden olvidar las deducciones de carácter autonómico.

Conoce tu perfil inversor

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.