El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó el pasado lunes lunes su plan de infraestructuras por valor de 1,2 billones de dólares, que se convirtió en ley y supone uno de sus mayores éxitos a nivel nacional desde su llegada a la Casa Blanca. La única presencia española en ese gran proyecto es Iberdrola, a través de su filial Avangrid.

La firma española es la segunda mayor inversora en energías renovables del país, según fuentes de la empresa.

Iberdrola, que posee el 86% de las acciones de Avangrid, es el brazo inversor de la compañía en Estados Unidos. Avangrid salió a bolsa en 2015 tras la fusión Iberdrola USA y el grupo UIL.

El plan de contempla 550.000 millones de dólares en nuevas inversiones en infraestructuras en los próximos cinco años, además de 65.000 millones de dólares para mejorar la banda ancha y 7.500 millones dólares para crear una red de estaciones de recarga de coches eléctricos, entre otras partidas.

La Cámara Baja aprobó el proyecto de ley el pasado 5 de noviembre con 228 votos a favor y 206 en contra, con 13 republicanos apoyando la legislación junto a los demócratas, que controlan este hemiciclo.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.