Sánchez tendría que pagar 25 € por hogar para cumplir su promesa de un coste de la luz como el de 2018

Pedro Sánchez prometió que al terminar 2021 el precio de la estaría al mismo nivel que en 2018. Simplemente es otra mentira más. El dato de cierre de la factura de noviembre permite ya calcular cómo podría cumplir Sánchez su promesa. Y la respuesta es que de ninguna manera: cada hogar medio español debería, no pagar, sino cobrar por consumir la en diciembre. En concreto, Sánchez debería pagar 25 euros por hogar para cumplir su promesa.

Pedro Sánchez hizo en el fondo trampa hasta al enunciar su promesa. No tomó como referencia 2019, un año más cercano y sin Covid. Lo hizo porque 2019 tuvo un precio de la más bajo que 2018. Ese año 2018 cerró con un precio medio por factura mensual de un hogar estándar español de 67,21 euros. Y 2019 quedó en 62,33 euros, claramente por debajo del año de referencia tomado por el presidente. 2020, como consecuencia de la pandemia, tuvo una caída adicional hasta situarse en 56,28 por la caída de la demanda de electricidad.

 

El es que con ese precio mensual de 2018, cada hogar medio español gastó en 806,52 euros en todo el año. Y, con los precios similares de este año 2021, contando únicamente los once primeros meses, ya se ha superado esa cifra. Sólo desde enero hasta noviembre, cada hogar medio español lleva un gasto acumulado en 2021 de 831,98 euros. Es decir, 25,46 euros más que lo gastado en 2018. Por lo que, para cumplir Sánchez su promesa de que los consumidores paguen este año lo mismo que en 2018, no sólo no deberían pagar los españoles por el recibo de la luz. Sino que deberían cobrar: 25,46 euros por hogar. Resumen: Sánchez volvió a mentir.

Lo cierto es que, como destaca la OCU, los precios de la electricidad se han mantenido con valores extremos durante el mes de noviembre: “El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista se ha elevado a 193,43 euros por MWh. El ha sido una factura media para hogares con PVPC de 95,9 euros». En lo que llevamos de 2021 la factura es un 35% mayor que la de 2020. El compromiso del de no superar en 2021 la factura pagada en 2018 (más IPC) es imposible de cumplir.

 

Este precio hace que la factura media de un hogar estándar (4,6 kW y 292 kWh de consumo mensual) con la tarifa PVPC haya sido este pasado mes de noviembre de 95,94 euros; algo menos de 5 euros más baja que la factura de octubre (100,7 €) pero un 60% más cara que la factura de noviembre del pasado año (60,33 €).

Promesa ante la presión social

La promesa de Sánchez fue literalmente la siguiente: “Estamos trabajando con un plan para llegar a un compromiso concreto, y es que al final de 2021 los españoles echen la vista atrás y vean que han pagado en la factura de la una cuantía similar y semejante a la que pagaron en 2018”. La lanzó a principios de septiembre, un momento en el que ya era obvio que no cumpliría su promesa. Pero también era obvio que quería calmar la presión social por el auge de una luz que no ha dejado de encarecerse desde entonces. De hecho, el recibo medio de ese septiembre fue de 87,40 euros y en noviembre ha sido de 95,94 euros.

El precio de la electricidad tras estos meses se ha mantenido en niveles de récord, rozando en noviembre los 200 euros/MWh. Este precio casi multiplica por 5 el que se alcanzó en noviembre de 2020 (41,94 euros/MWh). Es más, la escalada no ofrece síntomas de frenar. Los precios del y de los derechos de CO2 siguen en niveles disparatados y ninguna de las medidas oficiales anunciadas puede compensar esta escalada.

El término de la energía supone cercan de un 30% del total de la factura de la luz (el resto son peajes y cargos -impuestos camuflados-, e impuestos sin tapujos), pero debido al desorbitado incremento del precio de la energía, su peso en la factura supera ya ampliamente el 50% para un hogar con la tarifa regulada PVPC.

Desde la OCU destacan que “las medidas implantadas por el Gobierno, en vigor desde mediados de septiembre (reducción del IVA y del impuesto de la electricidad junto con el recorte en los cargos) no han sido suficientes para impedir las subidas, pese a ser necesarias. Se ha presentado un nuevo paquete de medidas adicionales destinadas a dar una mayor protección a los consumidores vulnerables. Entre otras, se prorroga hasta el 28 de febrero de 2022 la garantía de suministro de agua, electricidad y natural impidiendo el corte de estos suministros para todos los hogares beneficiarios del bono social, además de mantener hasta esa fecha la nueva categoría de beneficiarios del bono social destinada a afectados por la pandemia». Pero nada de todo ello alivia a la inmensa mayoría de hogares y empresas.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.