Que la salida de Leo Messi fuera dramática en el Barcelona no cambia la necesidad de la misma para la nueva era que se abría con la llegada de Joan Laporta. Al menos, así lo ve José Elías, el máximo avalista del Barça en estos momentos y una clara voz autorizada para dirigir y poner a uno de los movimientos más dolorosos de la afición culé. El presidente de Audax, una compañía de energías renovables que sí apostó por esta nueva era culé, no dudó en atizar al argentino y señalar a su edad para darle salida. No solo fue una cuestión económica.

«Había que generar un nuevo equipo y con Messi dentro no podías», decía José Elías en el programa La Sotana, donde acudió y dejó numerosos titulares en torno a la marcha del argentino del Barcelona: «Messi tiene una edad para no estar en el Barça». El mismo José Elías fue el autor de unas declaraciones que durante todo el bombazo que supuso el adiós del 10, trajo cola. Él expuso que Messi tendría que haber sido vendido mucho antes y no dejarle ir gratis como acabó siendo, lo que no permitió que el club obtuviera algo por el jugador más importante de su historia.

«Yo lo que dije es que, como culé, como José Elías, si hubiéramos dejado ir a Messi un año antes, hubiéramos sacado algo de dinero. Si hubiéramos cogido 100 millones de euros me hubiera dado con un canto en los dientes», explicaba el máximo avalista del Barça, que lejos de quedar ahí, vaticinaba lo que pocos quisieron ver, el ocaso del argentino: «El final de Messi se veía; si no era el año pasado, era éste y convertir el Barça en un equipo ganador pasa por hacer un proyecto post-Messi. Había que tomar una decisión en algún momento. Messi tiene una edad para no estar en el Barça. Y me dicen: ¿tú qué querías, que se jubilase aquí? Pues no».

Costaba leer o escuchar opiniones contrarias a Leo Messi durante su etapa en el Barça, era un tema tabú, el propio argentino, su persona y como futbolista. Pero con su adiós, Elías deja claro que en la salida del argentino hubo un poco de todo. La clara dificultad que existía para amoldar su enorme salario al reducido límite salarial que iba a tener el Barça, que supera por muy poco los 100 millones de euros y que obligó incluso a dar salida a Antoine Griezmann en el último minuto del mercado de fichajes veraniego. ¿Cómo pensaban inscribir a Messi?

Más allá del aspecto económico, que ya de por sí era insalvable, José Elías manifiesta la necesidad de dar un giro deportivo y comenzar una nueva era sin Leo Messi, sin el mejor jugador de la historia del club que, a su juicio, ya no tenía edad para estar en el Barça.

En cuanto al aspecto económico, Elías profundizaba en este aspecto y lo explicaba así: «El Barça tenía unas limitaciones económicas y organizativas. Con el pastizal que le tenías que soltar, cómo vas luego a Piqué y le dices que se baje al sueldo. Había tres motivos por los que no podía seguir. Primero la organización salarial del club: había que afrontar unas rebajas salariales difíciles de defender. Dos, no teníamos pasta para pagarle y estábamos haciendo el pino puente hacia atrás para pagarle a plazos, que es lo que están haciendo en el PSG. Te tienes que autoengañar para creer que puede seguir. Y tres, hay que generar un nuevo equipo y una nueva ilusión y con Messi dentro no podías».

Elías fue más allá y también señaló al argentino durante su despedida y cómo afrontó su exposición Messi, cuestionando que sus lágrimas fueran por su marcha del club: «Es ley de vida. Y a mí me jodió el día que Messi se piró. Pero yo creo que la gente confundió las lágrimas, al loro. Aparte de que mucha gente me decía que yo no renové a Messi, que es la gilipollez más grande en el mundo. Messi no lloraba por no seguir en el Barça, sino que lloraba por una suma de cosas, no porque no siguiese en el Barça (…) A Messi se le estaba acabando un ciclo. Y a eso se le suma que ha hecho la vida en Barcelona y que la gente estaba integrada».

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.