El ‘diario’ de un escritor mucho antes de Twitter

DIARIO DE UN ESCRITOR

Fiódor Dostoyevski(Páginas de Espuma)

El 10 de noviembre se pone a la venta el Diario de un escritor, en su versión íntegra en dos volúmenes. Era la publicación mensual que dirigió desde 1873 hasta su muerte.

Gógol es un genio titánico, pero torpe como los genios.

(…)

“El chillón es casi siempre un inepto por naturaleza que arrastra a los demás al abismo con una explicación vulgar y torpe sobre cualquier tema”

¿Por qué discutíamos, cuando tendríamos que hacer cosas importantes? Hablamos más de la cuenta, gastamos frases y chasqueamos la lengua por hacer algo, descargamos unos contra otros la bilis acumulada por culpa ajena, y nos habíamos vuelto muy egoístas, convirtiendo un asunto general en el nuestro personal, nos metíamos unos con otros: tú no eres como es debido, no comprendes qué es lo que hay que hacer para lograr el bien de todos, hay que obrar de manera distinta y no como tú lo haces, esto lo sé mejor que tú (lo más importante: lo sé mejor que tú). No sabes amar, y yo sí , absolutamente. En una palabra, los rusos no pueden ser así. Simplemente charlamos por los codos. ¿Qué queremos? En general todos estamos de acuerdo. ¿Para qué hacemos esta separación? ¿Para que los demás se burlen? Simplemente hacemos tonterías porque no tenemos nada que hacer.





(…)

El chillón es casi siempre un inepto por naturaleza que arrastra a los demás al abismo con una explicación vulgar y torpe sobre cualquier tema, por lo que asusta al público. A quien le gusta hacer las cosas serias, no le gusta gritar. En nuestros tiempos una palabra es también un asunto. ¿Pero quién sabe dominar las nuevas palabras? ¿Hay mucha gente que sepa hacerlo, que sepa decir algo con voz propia?

(…)

–Sí, quiero vivir.

–Sí, pero la vida es un lujo.

(…)

Sí, tengo epilepsia, desgraciadamente, padezco esta enfermedad desde hace doce años. Pero la enfermedad no es una vergüenza ni obstaculiza la actividad. Ha habido muchas personalidades famosas con esta enfermedad y uno de ellos cambió medio mundo, siendo epiléptico.

(…)

El socialismo es el mismo cristianismo, pero supone que se puede alcanzar por el intelecto.

No, quiero un ideal, o sea, quiero tener todo a la vez.

Muchas cosas ocurrieron por las grandes prescripciones de Pedro, que convirtió al sacerdote casi en funcionario.

Los comunistas, al liquidar la propiedad, quieren el total y por la expropiación de la propiedad quieren limitar la voluntad viciosa de la gente. Pero yo necesito precisamente mi voluntad viciosa y todos los medios a su alcance, para poder renunciar a ellos.



Nuestra sociedad ha perdido la costumbre a trabajar por culpa de Pedro el Grande.

(…)

Quien siente mucha lástima del criminal (del ladrón, del asesino) etc. no suele ser capaz de tener lástima de su víctima. No puedo creer que el criminal, bajo la del medio, no pudo no matar, y en este caso acepto muy pocas excepciones, en nuestro país se hizo regla general. «Cuanto peor, mejor». Es también una regla general.

(…)

Levitas, seminaristas, esto es la letrina de la sociedad.

(…)

Y no lo comprendes porque el escritor haya escrito poco claro, sino porque tú mismo eres torpe, son torpes tus capacidades. Torpes y no desarrolladas.

(…)

Carnivorosidad de la juventud. Es que ustedes mismos lo han querido. Que no haya nada de lo espiritual, han borrado a Dios. Pero incluso sin Dios hay que ser humano, amar a la humanidad. Pero qué demonios voy a ser humano. Quiero estar alegre, alegre, alegre, quiero que duerman conmigo, y cortar, y cortar, que el fuerte se coma al débil. Me dirán: ¿No le da vergüenza? –¿Por qué? Yo paso de ustedes.

(…)

Fantasía e imaginación es lo que le falta a los escritores.

(…)

Escritores aristócratas, escritores propietarios. Lev Tolstói y Turguéniev son propietarios. Polevói incluyó en su de la literatura un cuadro de la casa de Turguéniev en Baden-Baden. ¿Qué relación tiene la casa de Turguéniev en Baden-Baden con la literatura rusa? Pero tal es la fuerza del capital.



(…)

El conde Lev Tolstói es un talento de caramelo y le viene bien a todo el mundo.

¡Eh, eh, para qué vivir, si no es por orgullo! He tomado esta ingenua exclamación de un hombre que a veces piensa, aunque raramente. Es muy típico y característico. ¡Toda la época! Y los que tienen miedo de los socialistas, los comunistas y los comuneros, ninguno sacrificará nada para el bien común, nadie. Sacrificarán tal vez al principio, con las prisas, como un rebaño de ovejas, pero únicamente para no quedarse a la zaga de los otros, es decir, por orgullo y vanidad, pero enseguida volverán en sí y se robarán y se destruirán uno a otro en la medida de sus fuerzas. Por eso, aunque el comunismo se implantará y triunfará seguramente, al instante se derrumbará. Por otra parte, la cosa es poco consoladora. Necesita otra tribu.



Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.