El enemigo número uno de Putin: «No guarda dinero a su nombre, utiliza a personas de su confianza»

El inversor británico Bill Browder se ha convertido en el enemigo número uno del presidente ruso Vladímir Putin. Así lo plasmó este financiero en su libro ‘Notificación roja’, publicado en por la Editorial Capitán Swing, en el que relata cómo «policías, funcionarios fiscales y delincuentes organizados rusos robaron 230 millones de dólares de los impuestos» que su empresa Hermitage Capital había abonado al Gobierno ruso. En el texto explica cómo pasó de confiar en la supuesta intención del presidente ruso de apartar a los oligarcas del poder, a convencerse de que solo quería ocupar el lugar que ellos tenían.

«Cuando llegó a la presidencia en enero del año 2000 se le dio el título de presidente de la Federación Rusa, pero el verdadero poder de la presidencia había sido secuestrado por los oligarcas, los gobernadores regionales y las bandas del crimen organizado. En cuanto ocupó el cargo su principal prioridad fue arrebatar el poder a estos hombres y devolverlo a su verdadero lugar en el Kremlin o, más exactamente, a sus propias manos», asegura Browder en su libro, publicado en 2016.

Según el testimonio de Browder, que tiene más de 320.000 seguidores en Twitter, el crimen organizado se adueñó durante la presidencia de de tres empresas pertenecientes a su fondo de inversión Hermitage Capital, que había recibido 230 millones de dólares del Tesoro ruso. Al darse cuenta de que le habían sustraído el dinero, contrató al abogado Sergei Magnitsky, quien tras denunciar los hechos permaneció preso de forma preventiva durante 358 días hasta que falleció en noviembre de 2009 en una cárcel rusa. Estados Unidos sancionó a través de la Ley Magnitsky a todas las personas involucradas en los hechos.

El dinero sustraído a Hermitage Capital salió de Rusia, según Browder, mediante una trama de blanqueo de capitales, que habría invertido hasta 35 millones de euros en Canarias y Cataluña. En esta operativa habría sido clave la participación de la empresa creada en las Islas Vírgenes británicas Delco Networks S. Esta se habría utilizado para comprar cuatro propiedades en Girona por un valor de 12,7 millones de euros. Pero también sirvió, según la investigación del Consorcio de Periodistas que informó de los «papeles de Panamá«, para transferir al menos 800.000 euros al violonchelista Sergei Roldugin, amigo de la infancia de Vladímir y que, según Browder, sería la persona designada por el presidente ruso para esconder su dinero. Los inmuebles acabaron vinculados a un hijo del exgobernador de la región de Samara y vicepresidente de Rostec, la mayor empresa pública rusa de tecnología y armamento, Vladímir Artyakov.

Con esta información, el fondo Hermitage Capital interpuso dos denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción, cuyos fiscales Juan José Rosa y José Grinda, tras investigar los hechos, acabaron presentando una denuncia ante el magistrado de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que aceptó instruir la causa, en la que Browder declaró como testigo en 2018. No sin sufrir un importante susto al viajar a España, ya que fue detenido durante unas horas por la Policía española tras constatar que sobre él pesaba una orden de arresto y extradición procedente de Rusia. Tres años después, este financiero británico nacido en Chicago ultima la salida de su segundo libro sobre el Gobierno de Putin, en el que sigue la estela del dinero que sostiene que le robaron en Rusia. EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, diario perteneciente al mismo grupo editorial que este medio, ha entrevistado a este inversor británico mediante un cuestionario:

Usted publicó un libro en el que plasma los hechos que vivió en Rusia bajo la presidencia de Vladímir Putin. ¿Qué fue lo que pasó?

Empecé como inversor en Rusia, pero pronto descubrí la corrupción masiva de las empresas en las que invertí. Lo denuncié públicamente y después fui expulsado del país, ya que me consideraban una amenaza para la seguridad nacional. Registraron mis oficinas y arrestaron a mi abogado Sergei Magnitsky, que fue torturado y asesinado. Desde entonces comencé una campaña mundial para conseguir que se hiciera Justicia.

En su libro asegura que al principio sus intereses y los de coincidían. ¿Pensaba que quería apartar a los oligarcas del poder y limpiar Rusia?

Cuando llegó al poder el discurso que dirigía al ruso era el de que iba a acabar con el poder de los oligarcas. Estos habían creado una situación tan terrible en Rusia que todo el mundo, yo incluido, le vitoreamos. Pero resultó que no quería terminar con la era de los oligarcas; él solo quería convertirse en el principal oligarca.

¿Cuándo se dio cuenta de que no era así, sino de que Putin pretendía quedarse con un porcentaje de los negocios del país?

En 2003 Putin arrestó al oligarca más importante de Rusia, Mijail Jodorkovski, y le expropió su compañía petrolera. Pensé que era el primero y luego vendrían muchos más. Pero el siguiente oligarca, Roman Abramovich, recibió 13 mil millones de dólares por su compañía petrolera y Putin lo nombró gobernador de la región de Chukotka [en el oriente de Rusia]. Ese fue el momento en que me di cuenta de que no hablaba en serio.

¿Su abogado logró destapar una parte de la corrupción de Rusia?

Mi abogado, Sergei Magnitsky, descubrió que un grupo de policías, funcionarios fiscales y delincuentes organizados habían robado 230 millones de dólares de los impuestos que mi empresa había pagado al Gobierno ruso. Lo denunció, testificó contra los funcionarios y posteriormente fue arrestado, torturado y asesinado.

¿Qué papel jugó o ha jugado Serguei Rolduguin en esta trama que salpica a Vladímir Putin?

Las empresas conectadas con Serguei Roldugin [violonchelista considerado amigo de la infancia de Putin y padrino de una de las hijas del presidente ruso] recibieron parte de las ganancias de los 230 millones de dólares. Es ampliamente conocido que Roldugin es el amigo más antiguo de Putin y la persona designada por él.

¿Por qué no es posible detectar la supuesta fortuna oculta de Vladímir Putin?

Putin no guarda dinero a su nombre. Si lo hiciera, podría ser expuesto y chantajeado. En su lugar utiliza a personas en las que confía con un simple apretón de manos.

En se investiga en la Audiencia Nacional si la trama delictiva vinculada al régimen de Putin pudo haber blanqueado hasta 35 millones de euros en España. ¿Usted lo denunció?

Recibimos información de una investigación de carácter mundial que ponía de manifiesto que parte de los fondos llegaron a España. Informamos a las autoridades que abrieron un caso penal [en la Audiencia Nacional].

¿En qué parte de habrían blanqueado el dinero que sustrajeron del fondo de inversión Hermitage?

Tendríamos que revisar los documentos. No estoy familiarizado con la geografía española. [La investigación de la Fiscalía Anticorrupción ha puesto de manifiesto la supuesta compra de viviendas en Cataluña e Islas Canarias con el dinero del Fondo Hermitage].

¿Conoce los nombres de esas personas? ¿Serguei Rolduguin o miembros del Gobierno de Putin podrían haber participado en el blanqueo de ese dinero en España?

Las personas que tienen esas propiedades a su nombre están más abajo en la cadena alimentaria…

Cuando usted vino a a declarar como testigo a la Audiencia Nacional fue arrestado por la Policía en virtud de una orden de detención o «notificación roja» procedente de Rusia. El título de su libro ‘Notificación Roja’ fue premonitorio…

Sí, fue impactante. Fui invitado por [el fiscal de Anticorrupción] José Grinda a declarar en el caso y luego arrestado por un brazo diferente de la Policía española en virtud de una orden de detención rusa organizada por las personas que Grinda estaba investigando. [Browder fue liberado pocas horas después].

¿Le ha sorprendido que Putin haya ordenado la invasión de Ucrania?

Si, estoy sorprendido. Putin siempre quiso mantener un pie en el mundo civilizado y otro en el criminal. En este caso, se ha metido de lleno en el mundo criminal.

¿Cree que su vida corre peligro por denunciar la supuesta corrupción del Gobierno de Vladímir Putin?

Estoy seguro. Me han amenazado de muerte, secuestro, arresto, extradición y otras muchas cosas horribles.

Ahora ha publicado su nuevo libro ‘Freezing Order: A True Story of Money Laundering, Murder, and Surviving Vladimir Putin’s Wrath’. ¿Profundiza en la supuesta corrupción del régimen de Vladímir Putin?

Sí, lo hace. Y sigue el rastro del dinero…

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.