Actualizado Viernes,
26
noviembre
2021

19:50

El teniente fiscal Carlos Ruiz de Alegría considera «completamente falso» que quisiera archivar la investigación de forma precipitada, como sostiene la Secretaría Técnica

La fiscal general, Dolores Delgado, el pasado lunes en un acto del Ministerio Público.
La fiscal general, Dolores Delgado, el pasado lunes en un acto del Ministerio Público.

El teniente fiscal que investigó la actuación del fiscal del caso Villarejo Ignacio Stampa rechaza la tesis de que se le pidió que retrasara el cierre porque no había practicado diligencias que eran necesarias. Lo que hubo, sostiene Carlos Ruiz de Alegría tras recibir con «sorpresa» esa interpretación, fue una intervención fuera de lugar del fiscal jefe de la Secretaría Técnica, mano derecha de la fiscal general.

«Hubo una intromisión impresentable de la Secretaría Técnica en la soberanía de un instructor con la finalidad de ralentizar la tramitación de las diligencias», sostiene el número dos de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En él recayó la denuncia de Vox contra Stampa por su presunta revelación de secretos a Marta Flor, la abogada de Podemos en el caso Villarejo.

Ruiz de Alegría propuso dos veces archivar la investigación. «No hubo ninguna revelación de secretos, ni mínimamente», mantiene. Su superior directo, el por entonces fiscal jefe del TSJ Jesús Caballero Klink, avaló ese archivo y remitió la propuesta a la Secretaría Técnica. La respuesta en ambas ocasiones de su responsable, Álvaro García Ortiz, fue que convenía practicar nuevas diligencias.

«Nos sugerían más diligencias. ¿Pero qué es esto? Es un ataque frontal al instructor», afirma Ruiz de Alegría, que rechaza que fuera necesario seguir adelante para concluir que la denuncia merecía el archivo. «Es absolutamente falso», dice.

La demora del archivo supuso que Stampa llegó al Consejo Fiscal que debía otorgar las plazas fijas en Anticorrupción con esa investigación abierta. Según la tesis del propio fiscal en una reclamación patrimonial que ha interpuesto, eso obstaculizó que se le propusiera para uno de los puestos.

La Técnica no puede dar la orden de no cerrar el caso, porque no está jerárquicamente por encima de la Fiscalía del TSJ. «Lo que pasa es que desde el momento en que sugiere algo… es un órgano muy importante», dice Ruiz de Alegría al valorar que el entonces fiscal jefe del TSJ no mantuviera el criterio del archivo y aceptara mantener las diligencias abiertas.

Rapidez

Ruiz de Alegría acabó practicando las diligencias que se le sugerían en la primera respuesta de la Secretaría Técnica. «Me di prisa porque no quería que Stampa estuviera hipotecado y estuviera en peor condición que sus compañeros que también aspiraban a una plaza».

La nueva propuesta de archivo, unos días antes del reparto de plazas, recibió otra sugerencia de que siguiera investigando. Entonces comunicó a su fiscal jefe del TSJ que o le daba la orden por escrito de seguir investigando, o asumía él mismo el asunto como superior suyo.

Esto último fue lo que sucedió. Caballero Klink -que por entonces andaba pendiente de una renovación como fiscal jefe que al final Dolores Delgado rechazó- acabó cerrando él las diligencias de investigación, si bien para entonces Stampa ya había quedado fuera de Anticorrupción y había sido reemplazado en el caso Villarejo.

La fiscal general no propuso a Stampa para una plaza fija en Anticorrupción, pero afirma que no participó en la investigación contra el fiscal que impulsaba la investigación del caso Villarejo. En esa causa están implicados rivales políticos del Gobierno al que perteneció como ministra de Justicia y su pareja, el ex juez Baltasar Garzón, ejerce la defensa de varios imputados.

Villarejo: «No ha salido todo lo que tenía que salir»

En el Consejo Fiscal de esta semana, Delgado negó a los miembros electos de la Asociación de Fiscales los documentos que pedían sobre la investigación a Stampa. La asociación mayoritaria de la carrera cree que el silencio de la fiscal general supone que siguen existiendo «dudas» sobre la corrección de su actuación en el caso Stampa.

La asociación ha reclamado todos los documentos relacionados con el asunto, al considerar insuficientes las explicaciones verbales o la entrega de sólo parte de los expediente.

También sobre la conveniencia de que salga todo a la sobre el caso Stampa se ha pronunciado este viernes el ex comisario José Manuel Villarejo. Lo ha hecho a la llegada a la sede de la Audiencia Nacional donde está siendo juzgado. «Yo del conflicto que Stampa tiene con la fiscal general del Estado no puedo estar más de acuerdo con Stampa. Entiendo su enojo porque no ha salido todo lo que tenía que salir», ha dicho Villarejo.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.