El increíble viaje de la Kon-Tiki

En el año 1930, se creía que la Polinesia había sido poblada desde el sudeste asiático, pero Thor Heyerdahl, un explorador y etnógrafo noruego, aseguraba que todas las que componen la Polinesia fueron colonizadas desde el oeste por nativos de América del Sur.

Sus principales evidencias eran las estatuas Moai de Rapa Nui, Isla de Pascua, y la leyenda de Kon-Tiki Viracocha, uno de los jefes nativos que había partido en balsa, desde las costas de Perú hacia la puesta del sol. A continuación, te contamos algunos datos sobre este apasionante viaje.

La tripulación de la Kon-Tiki

Para probar su teoría, Heyerdahl se dispuso a emular a Kon-Tiki Viracocha y viajar en una balsa artesanal, hecha a la usanza ancestral, con la fuerza de las corrientes. Para ello, necesitaba colaboradores especializados y valientes, que fueran capaces de correr grandes riesgos.

La tripulación estaba formada por Herman Watzinger, un ingeniero termodinámico que conoció por casualidad, Erik Hesselberg, un marinero experimentado amigo de la infancia, Bengt Danielsson, un sociólogo especializado en la Teoría de la Humana, Knut Haugland y Torstein Raaby, telegrafistas que habían logrado grandes hazañas en la Segunda Guerra Mundial.

Haugland había participado en el sabotaje noruego de agua pesada en el año 1943, uno de los actos de sabotaje más exitosos de la guerra, el que impidió que los alemanes obtuvieran agua pesada para usar en armas nucleares. Raaby había proporcionado información con éxito a los Aliados sobre buques de alemanes, interviniendo sus comunicaciones.

El último miembro del equipo era Gerd Vold Hurum, quien había quedado en tierra y fue el encargado de coordinar las comunicaciones entre Washington y la balsa, que luego retransmitía a Noruega.

Viaje Kon Tiki

La Kon-Tiki logra su objetivo

Heyerdahl se negaba a llevar en la balsa algún elemento u objeto que no hubiera existido en la época del mítico líder nativo Kon-Tiki. Su teoría era que las propias mareas conducirían a la balsa directamente hasta su objetivo.

Zarparon el 28 de abril del año 1947, entraron en la corriente de Humboldt y los vientos alisios comenzaron a llevarlos hacia el oeste.

El 30 de julio avistaron tierra, el atolón de Puka-Puka, y 5 días después, tras haber estado 97 días en el mar, llegaron al atolón de Angatau, en donde hicieron contacto con los nativos, pero no pudieron desembarcar de forma segura y decidieron atracar en otro sitio.

Dos días después, el 7 de agosto, la balsa golpeó un arrecife y quedó varada en un islote frente a la costa. Los nativos montados en canoas lograron rescatar a los viajeros, los llevaron a la isla cercana y los agasajaron con fiestas y bailes tradicionales.

¿Conocías la de la Kon-Tiki? Deja tus comentarios, o compártela con tus amigos en las redes sociales.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.