El petróleo, el gas y la luz se acercan a los temidos ‘precios de ruptura’: si no bajan, la economía entraría en recesión

La crisis de las materias primas amenaza con llevar a la mundial a un nuevo desastre. El lunes, los precios del petróleo, el o el trigo volvieron a superar récords y ya se sitúan en niveles que, de prolongarse en el tiempo, podrían provocar otra recesión en Europa.

Sin ir más lejos, el barril de Brent -que marca la referencia para el petróleo en el mercado europeo- llegó a alcanzar picos de 139 dólares (unos 127 euros), un precio que no se había visto en los últimos 14 años. El lunes, llenar el depósito en España costaba en promedio 1,7 euros el litro con gasolina y 1,6 en el caso del diésel.

Por su parte, el gas europeo marcaba un nuevo récord histórico y cerraba el día por encima de los 215 euros el megavatio hora con un fuerte pico de 345. Esta fuente de energía era el lunes más de doce veces más cara que en 2021. Además, otra materia prima clave como el trigo registró su segundo récord histórico consecutivo (por encima de 9 euros la tonelada), una cifra que duplica lo que se registraba el año pasado.

Los disparatados costes de la energía y las materias primas podrían llevar a la a mundial a precios de ruptura. De ocurrir esta situación, los precios energéticos serían tan elevados que las empresas frenarían su producción para evitar pérdidas, un movimiento que sacudiría a toda la provocando una fuerte recesión que acabaría por bajar los precios.

La enorme incertidumbre provocada por la guerra en Ucrania hace muy difícil predecir el alcance y la amplitud de la crisis. No en vano, una de las principales armas con las que cuenta el presidente ruso, Vladímir Putin, en el conflicto es la llave del suministro de petróleo y gas, que resulta vital para varios países europeos.

«Los precios actuales son probablemente recesionarios si se mantienen de manera sostenida. Ahora bien, es imposible saber durante cuanto tiempo van a mantenerse en estos niveles, ya que dependen directamente de cómo evolucione el conflicto, algo que no los economistas no pueden predecir», explica Ángel Talavera, director de Europea en la consultora Oxford Economics. «Cualquier noticia respecto a una posible resolución del conflicto probablemente los haría caer rápido, pero de igual manera, un empeoramiento de la situación, como por ejemplo una interrupción de suministros, los dispararía incluso más», añade.

Antonio Turiel, científico titular del CSIC y experto en el mercado del petróleo, lo ve todavía más claro. «Ya estamos en precios de ruptura. Hay que interiorizarlo», declara a este periódico. «Las petroleras ya saben que estos precios no se pueden mantener mucho tiempo», destaca. «Veo un año de recesión en el que seguramente los precios van a provocar un descalabro. No descarto más de un pico de precios», agrega.

Por el contrario, Diego Rodríguez, doctor en e investigador en Fedea especializado en el mercado eléctrico, se muestra más cauto. «Los precios de ruptura no dejan de ser un concepto teórico», explica. «En todo caso estamos ante unos precios que generan problemas y una inflación que se nos va a ir a los dos dígitos, algo que no vemos desde hace cuarenta años», añade el especialista. Para Rodríguez, devolver la inflación a los niveles deseables «va a requerir varios años».

Por ejemplo, los niveles que ha alcanzado el gas -que, tal y como está planteado el mercado mayorista europeo de la electricidad, determinan el precio de la luz- anticipan lo que podría ser un escenario de carencia de esta materia prima. Para Rodríguez, los precios registrados el lunes ya son precios de escasez «no en el sentido de que se haya dejado de satisfacer una compra», pero sí en que los mercados anticipan esa posibilidad. «Las probabilidades ya no son tan bajas  dada la gravedad de la situación en Ucrania», explica. No obstante, el experto duda de que pueda producirse una recesión tras el fuerte crecimiento registrado el año pasado. Eso sí, considera que «va a haber una caída clarísima del crecimiento», por culpa de los precios.

Las sanciones energéticas, un tema tabú

Las fuertes subidas de los precios de las materias primas del lunes tiene mucho que ver con los temores de los inversores a que el bloque occidental se decida por extender las sanciones a Putin al terreno de la energía. El tema es hasta ahora un tabú para Europa, donde varios países dependen fuertemente de Rusia para el suministro cotidiano. No obstante, según varias informaciones sí se ha discutido un embargo al petróleo ruso.

Sin embargo, el canciller alemán, Olaf Scholz, descartó el lunes esta posibilidad. « excluyó deliberadamente los suministros energéticos de las sanciones a Rusia», destacó el canciller, quien también recordó que «actualmente no hay otra forma de asegurar los suministros de energía para calentarse, para la movilidad y para la electricidad y la industria».

Calviño anticipa que la española sufrirá

En este contexto, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, advirtió el lunes de que la guerra en Ucrania provocará una ralentización en la española, aunque por el momento descarta también una recesión.

«Vienen tiempos difíciles», admitió Calviño, quien incidió en que «hay que hacerse a la idea de lo que viene», en alusión sobre todo a la inflación, según recogió la agencia Efe. Para la vicepresidenta, una de las soluciones a la crisis energética pasaría por desvincular los precios mayoristas de la luz del coste del , lo que implicaría intervenir en el mercado europeo, algo que hace apenas dos semanas parecía impensable.

Precisamente, el colegio de comisarios de la Comisión Europea se reunirá este miércoles con la cuestión de los precios de la energía sobre la mesa. Ante la posibilidad de que de ahí salga un nuevo sistema de fijación de precios, fuentes del sector de las eléctricas describen la situación como de «calma muy tensa» a la espera de lo que decida Bruselas. «Todos los ojos están puestos ahí», añaden.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.