Cleopatra, la Reina del Nilo, es también reina de en la imaginación popular.  Personalizada en el con las mujeres más bellas y exóticas, el personaje de la se desdibuja detrás de la imagen de  una mujer irresistible.   Hablar de Cleopatra genera en las personas la idea de una mujer de una sofisticada hermosura y de una sensualidad extraordinarias.

La creó este mito de una Cleopatra hermosa que enamoraba a los hombres. Basta pensar que conquistó a  los más grandes líderes romanos.   Con sensualidad e ingenio logró tener a sus pies a Julio César y Marco Antonio. Los dos hombres que la muestra como los más mujeriegos de su época se rindieron a sus encantos.  Quizás por eso,  Cleopatra inspiró muchas obras de arte, en las que se  la representó como una bella seductora.

Sin embargo, el griego Plutarco refiriéndose a Cleopatra escribe que “su no era demasiado excepcional”

¿Cómo era Cleopatra en realidad?

La observación de monedas de la época ha permitido una caracterización física de Cleopatra. En ellas aparece una imagen de  mujer con aspecto varonil  que no se acerca a ningún modelo de belleza, de acuerdo con los criterios que hoy manejamos.

En su rostro sobresale una barbilla prominente. Al contrario de lo que suele creerse, su nariz no es pequeña.  El perfil muestra una nariz aguileña como rasgo destacado. 

¿Obedece esta imagen a una intencionalidad política? Es posible. El pueblo necesitaba un gobernante firme y las monedas eran una forma de transmitir esa imagen de una joven reina poderosa.

¿Responde la Cleopatra de las monedas al ideal de belleza de su época? También es posible. Por ejemplo, la representación de Afrodita, diosa del Amor, muestra también una nariz abultada. Los modelos de cambian con el paso del tiempo. Reina de Egipto

Reina de Egipto

¿Qué condiciones tenía Cleopatra que la hacían tan seductora?  

La de una mujer no se define por los rasgos de su rostro ni por las líneas de su cuerpo. Sin duda, en Cleopatra esta afirmación tiene cabal y pleno sentido.  Puede dudarse de la armonía de su aspecto físico, pero es indiscutible el atractivo de su personalidad,  de su inteligencia, de su carácter y de la cadencia de su voz.

Además, es mucho lo que se ha escrito acerca de sus hábitos vinculados con la belleza. Son famosos sus baños de leche de burra y miel y el agua de rosas para hidratar su piel. Y especialmente, es famoso su que destacan sus ojos con líneas negras que los agrandan. Costumbres que hablan de una mujer que ama su cuerpo y que irradia sensualidad.

 La Reina de Egipto sumaba a su presencia, un reino privilegiado, ambicionado por muchos. Quizás esta condición haya pesado  para convertirla en esa figura mítica que todos elogiaban.

Si te atrae  Cleopatra, reina a los 17 años, investígala. Encontrarás en su vida sucesos que la convierten en un personaje destacado de la universal.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.