La primera vez que vi la Sagrada Familia

(CNN Español) — Era como una explosión gigantesca con grandes columnas de piedra que parecían surgir, derechas, firmes, de lo más profundo de la tierra, de lo más antiguo y ancestral de nuestra morada. Una explosión bellísima para reventar en una formación congelada que podría alcanzar al mismísimo Dios y que, desde luego, desafiaba la gravedad de los hombres.

La primera vez que la vi me pareció irreal, mágica, fuera de la lógica arquitectónica a la que estaba acostumbrado. Las entonces 8 torres se alzaban hacia un cielo contradiciendo mi idea de una o templo. Había brotado un bosque de formas que jugaban con la gravedad mientras mostraba sus raíces, sus brotes, sus troncos que soportaban ese gran cobijo de fe.

Era un templo, el de la Sagrada Familia, y se había comenzado a edificar el 19 de marzo de 1882 en el corazón del Eixample, o el Ensanche, con la intención de ordenar la urbanidad de una rebelde a las estructuras rígidas.

Crédito: PAU BARRENA/AFP via Getty Images

Detrás de su diseño rompedor, de su creación: un catalán, Antoni Gaudí, quien con tan sólo 31 años tomó las riendas de las obras dándole su impronta personal, creando algo magistral y que,140 años después, todavía está en construcción…

Porque las obras inmortales tienen su propio tiempo.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.