Una ruta turística por los mejores rincones de Madrid sin salir del Museo del Prado

La pinacoteca propone un recorrido a través de 23 obras de Goya, Velázquez o Fortuny ligadas a sitios singulares de toda la región. Del Palacio Real al Retiro, El Pardo o la Sierra de Guadarrama.

Una joven frente a 'Las Meninas' del Museo del Prado.
Una joven frente a ‘Las Meninas’ del Museo del Prado.M. DEL PRADO

La bienvenida la da un gigante de aspecto tosco, fuerza descomunal, pupilas intimidantes y apariencia aterradora. Por algo este óleo sobre lienzo, atribuido al italiano Vicente Carducho y con cerca de 400 años a sus espaldas, se llama Cabeza colosal. Pues bien, ubicado en la escalera principal del Museo del Prado, es la primera de las 23 obras del centro que forman una nueva ruta por lugares singulares de la Comunidad de Madrid, ya sea a través de paisajes, personajes (aristocráticos y de la calle) o incluso monstruos mitológicos como el que acabamos de citar. No en vano, éste decoraba la Escalera de los Bufones del Palacio del Buen Retiro antes de otear minuciosamente a los visitantes del Prado en cuanto ponen un pie en el museo más relevante del país. Y uno de los 10 mejor valorados del mundo, según publicaciones como Forbes.

Una pareja sentada frente al estanque de El Retiro.
Una pareja sentada frente al estanque de El Retiro.C. LUCAS ABREU

El recorrido salta de Carducho a Velázquez, Goya, Beruete o Fortuny. De El Retiro a Aranjuez, El Pardo, El Escorial o Boadilla del Monte. De cabezas colosales a palacios, iglesias, monasterios, jardines o príncipes a caballo. Eso sí, aunque el itinerario se desarrolla dentro de las salas del centro, la idea es traspasarlas y acercarse a los lugares que representan las piezas o para los que fueron pintadas a través de una ruta por la comunidad. «Este itinerario pictórico que vincula la historia, el arte y el paisaje es un viaje sorprendente desde lo universal a lo más cercano de nuestro querido Madrid», apunta la consejera de Cultura, y Deporte, Marta Rivera de la Cruz.

'Vista del monasterio del Escorial', cuadro de Michel-Ange Houasse.
‘Vista del monasterio del Escorial’, cuadro de Michel-Ange Houasse.

Los conservadores del museo dedicaron meses a seleccionar 23 obras de las más de 9.000 relacionadas con Madrid presentes en la pinacoteca. «9.399 para ser exactos, aunque solo 1.290 están expuestas», apunta Arantza Urbina, responsable del proyecto y subdirectora general de Desarrollo y Sostenibilidad de la Dirección General de Turismo. Y añade: «Madrid se está posicionando como el mayor cultural del mundo y en ese marco comenzamos a gestar la idea de crear un recorrido cultural y turístico como éste».

Otra mirada artística

El circuito no sigue un orden cronológico. Ni siquiera espacial, ya que abarca cuatro plantas (de la -1 a la 2). La idea es que cada cual, con la ruta en mano o en el móvil -está disponible tanto físicamente en el museo como en la web de la Comunidad— vaya descubriendo las distintas piezas a su gusto. Y después, trasladarse a los escenarios relacionados. «Funcionan como una puerta de entrada para redescubrir la región bajo una nueva mirada artística», matiza Urbina. Para ello, la guía incluye un mapa de los actualmente visitables (15 en total).

Patio del Palacio de Aranjuez
Patio del Palacio de AranjuezSHUTTERSTOCK

Entre estos, destacan los incluidos dentro del Paisaje de la Luz -último de los cinco sitios madrileños Patrimonio de la Unesco— como el Parque del Retiro, el Jardín Botánico, la Iglesia de los Jerónimos o el propio museo. En este cupo figuran cuadros como Felipe IV, a caballo, El Jardín Botánico desde el Paseo del Prado o María Isabel de Braganza como fundadora del Museo del Prado.

Sala dedicada a Goya en el Museo del Prado.
Sala dedicada a en el Museo del Prado.M. DEL PRADO

El Palacio Real, por su parte, aparece reseñado tanto en forma de escultura (Dioniso, comprada por Velázquez en Italia) como en los trabajos sobre la de la Independencia de Goya. También hay referencias a su antecesor, el Real Alcázar, sobre el que se edificó. Para empezar, el primer de Las Meninas fue el despacho del de esta fortaleza. Igualmente, Velázquez pintó para ella Bufón con libros, en el que se distingue el pico de la Maliciosa al fondo.

Interior del Jardín Botánico madrileño.
Interior del Jardín Botánico madrileño.

Saltamos a otro palacio, el de El Pardo, ya que en base a Las floreras o La Primavera de Goya se haría el tapiz correspondiente para el comedor de los Príncipes de . El mismo proceso se siguió con Las lavanderas,La gallina ciega y La pradera de San Isidro, concebidos para los dormitorios. La ruta sigue con La Inmaculada Concepción de Aranjuez, de Murillo, que ocupaba la capilla de San Antonio del Real Sitio, o Vista del monasterio del Escorial, de Michel-Ange Houasse.

'El Jardín Botánico desde el Museo del Prado', de Luis Paret y Alcázar.
‘El Jardín Botánico desde el Museo del Prado’, de Luis Paret y Alcázar.

También hay destinos menos conocidos como el Palacio de Boadilla del Monte, donde a fue a parar el famoso cuadro de La Condesa de Chinchón de Goya. «Es uno de los que más me gusta porque habla indirectamente del lugar. Además, transmite una dulzura y una belleza no habituales en sus retratos», concluye Urbina.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.