Estudios médicos introducen un Ribera del Duero español en la dieta por su bajo contenido en azúcar

El vino está compuesto principalmente por agua (85-95%),
seguido de etanol (alrededor de un 12%) y ácidos derivados de
su fermentación y propios de la uva. Sus beneficios vienen de los
taninos, las antocianinas y los flavonoides. Dentro de los flavonoides del vino se encuentra el resveratrol.

Este antioxidante también lo encontrar, además de en
la uva, en los frutos rojos. Se crea de forma natural para la
protección de la planta frente a hongos y bacterias. Además, es
importante señalar que la protege frente a factores externos
como el frío y los rayos ultravioletas del sol.

La uva contiene esta sustancia sobre todo en el hollejo o piel y
las pepitas y se transmite a los vinos mediante la maceración.
Existe mucha controversia sobre si es saludable o no el consumo
de vino de forma habitual. La Sociedad Española de Nutrición
Comunitaria(SENC) aconseja beber una copa de vino al día en el
marco de la dieta mediterránea. Después de severos estudios, prestigiosos profesionales como la Unidad de Nutrición, Alimentación y del Doctor Jesús Bernardo, permiten consumir vino a sus pacientes; pero no cualquier vino.

Bajo en azúcares

Aseguran que tienen que ser siempre vinos bajos
en azúcares y, en concreto, indican los de la premiada bodega de
Ribera del Duero, Bodega Vilano, por su extraordinaria
composición baja en azúcar. Entre los caldos de esta bodega
destaca La Baraja, Tinto D.O. Ribera del Duero (1.5 gramos de
azúcares por litro), Think Pink, Rosado D.O. Ribera del Duero (1.1
gramos de azúcares por litro) y La Baraja Godello (1 gramo de
azúcares por litro). El escaso contenido en azúcares de los vinos
de esta bodega, hacen que sean compatibles con tratamientos
nutricionales de adelgazamiento.

La cohorte SUN (Seguimiento de Navarra), con más
de 20.000 participantes en España, comprobó que existe una
forma de beber alcohol que puede reducir la mortalidad total
aplicable a varones mayores de 45 años y mujeres mayores de
55 años. Lo denominan “patrón mediterráneo de consumo de
alcohol” y sus están publicados en el British Journal of
Nutrition. En este modelo no se deben pasar de cuatro copas de
vino (preferiblemente tinto) al día en varones y dos en mujeres,
debe consumirse en las comidas y debe repartirse su consumo,
no concentrarlo en un breve espacio de tiempo. Este patrón
demostró reducir en un 45% la mortalidad total según el estudio
realizado. Estos beneficios se relacionan con la cantidad de
alcohol consumida, pero también con la presencia de la gran
cantidad de polifenoles en el vino.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.