Extraordinaria novillada de Polo Sáiz: la sorpresa de Javier Aparicio

de la Magdalena

Actualizado Miércoles,
23
marzo
2022

20:45

El castellonense, de estilizadas maneras y muy nuevo, pierde la puerta grande por la espada y se lleva una oreja como Aaron Rull y Lenny Martin pero con más fudamento; buena imagen de Manuel Caballero y Jarocho, sobradamente preparados

Derechazo de Javier Aparicio bajo el diluvio
Derechazo de Javier Aparicio bajo el diluvioMANOLO NAVARROPRENSA PLAZA TOROS

Un eral de precioso pelaje berrendo, capirote, recortado, bajo, apretadito, de Polo Sáiz no paró de embestir en los albores de la tarde con una bravura encomiable, fijeza y repetición. Desde que pisó el ruedo hasta el final. Como anuncio de lo que sería la novillada. Borja Escudero, que sustituía a Luca Spagna, también de Arlés, de su escuela, quiero decir -como cada vez que ayer nos referíamos al lugar de procedencia (académica) de los novilleros-, se hartó de torear. Un aviso antes de perfilarse. Otro entre la media estocada atravesada y los tres descabellos. No diré nada de la corpulencia del muchacho, que hay espíritus susceptibles. Dio una vuelta por su cuenta con su porte de centurión romano.

Media verónica de Manuel Caballero
Media verónica de Manuel CaballeroMANUEL NAVARROPRENSA PLAZA TOROS

Hoy, cuando todos los chavales salen de la escuela con una formación técnica para pegarle pases a un piedra, la diferencia por haberlo mamado: Manuel Caballero, además de saberse el oficio en su nivel, tienen ese punto más. Posee una idea del toreo. Caballero -no hace falta que diga de dónde proviene- ha heredado el temple del padre y maestro, la firmeza de planta. Se vio en su mano derecha y en la primera parte de la faena. De buen ritmo, bien embrocada y ligada, en son con el notable pitón derecho del novillo de Sáiz. Que, sin embargo, por el izquierdo se dio de otro modo, con un punto de nervio y por dentro. MC se encasquilló por esa mano en tres series consecutivas que debió dejar antes. La faena bajó de intensidad, recuperada a últimas por el pitón sobresaliente. Los pases de pecho fueron siempre enormes. A pesar de que es grandón, un aire a Perera, dice bien el toreo y dirá más y mejor con enemigo mayor. Media estocada se hundió tendida, la siguiente estocada también. Un aviso. También se animó a pasear el anillo.

De Aaron Rull sólo puedo apuntar que lo dio todo -desde los faroles de rodillas del saludo a las manoletinas de despedida- y que a cambio le entregaron una oreja. No debería hacer yo el trabajo que no hacen en la Escuela de Castellón. Salvo que no tengan preparador físico. El eral fue santo varón.

Par de banderillas de Jarocho
Par de banderillas de JarochoMANOLO NAVARROPRENSA PLAZA TOROS

Toda la novillada de Polo Sáiz vino preparada, en tipo con su línea pero bien alimentada. Y tuvo mucha vida y no menos fondo, siempre noble. El cuarto lo devolvieron por salir con un pitón partido y en su lugar salió un sobrero del mismo hierro, coloradito y berreón, incansable. Jarocho hijo, también hijo del cuerpo, representante de la escuela de Salamanca, de canon proporcionado, el perfil de Sánchez Vara, es un todoterreno. Resuelto con el capote, poderoso con las banderillas, capaz con la muleta. Encajó toda aquella movilidad, a veces desordenada. Mató de una estimable estocada tras un pinchazo. Necesitó del descabello. Se le pidió la oreja y paseó la vuelta al ruedo. Llovía mucho hacía tiempo.

Natural de Lenny Martin
Natural de Lenny MartinMANOLO NAVARROPRENSA PLAZA TOROS

Salió Lenny Martin, de Beziers, y dejó pequeño a su compatriota arlesiano. Calculo 1’95 de estatura. El eral fue sencillamente extraordinario. Lenny -del capítulo de los nombres hablaremos otro día- citaba con la muleta adelantada, sacaba el inacabable brazo y lo mandaba hasta donde alcanzaba. En fin. Estocada trasera y oreja. Diluviaba.

Cerró plaza Javier Aparicio, también de la Escuela de Castellón, pero fino como un junco. Y con unas maneras estéticas apreciables. Muy nuevo, eso sí. Otra cosa. Caray con Aparicio, que quiso siempre componer con un sentido de la armonía desde su estilo vertical. Grata sorpresa. El punto rajadito del buen novillo no encontró sujeción. Hasta que en tablas hizo con él encaje de bolillos: clase tenía toda la del mundo. Perdió la puerta grande con la espada. Dos medias estocadas, una oreja. El ruedo ya se había empantanado.

Plaza de Castellón. Miércoles, 23 de marzo de 2022. Cuarta de feria. Floja entrada. Novillos de Polo Sáiz, bien preparados, con mucha vida y fondo, muy buenos, superlativo el 5º.

Borja Escudero, de verde hoja y oro (Arlés). Media atravesada, tres descabellos. Dos avisos (vuelta).

Manuel Caballero, de azul marino y oro (Albacete). Media tendida, estocada tendida y un descabello (vuelta).

Aaron Rull, de verde hoja y oro (Castellón). Pinchazo y estocada (oreja).

Jarocho, de malva y oro (Salamanca). Pinchazo, estocada y descabello (leve petición y vuelta).

Lenny Martin, de malva y oro (Beziers). Estocada trasera (oreja).

Javier Aparicio, de rioja y oro (Castellón). Dos medías estocadas (oreja y fuerte petición).

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.