Una noche más, el de ‘First Dates’ abrió sus puertas para dar la bienvenida a nuevos comensales dispuestos a encontrar a su media naranja.

Una velada donde una de las parejas protagonistas de la noche fueron Loreto y Emanuele, quienes protagonizaron una de las citas más intensas de toda la historia del programa.

Lo que quedó claro desde el primer momento es que el equipo de ‘First Dates’ acertó de pleno con la elección de los comensales. La primera en llegar al de Cuatro fue la alicantina, que le comentó a Carlos Sobera que una de sus condiciones era que, si podía ser, que el chico con el que iba a cenar fuera italiano. «Que lleve tatuajes y sea de mi rollo», señaló.

Fue entonces cuando apareció Emanuele, italiano y con tatuajes en los brazos, como había pedido la comensal. Además, ambos compartían profesión, ya que el chico es también peluquero y barbero. «Tuve una relación con una compañera de profesión y no fue muy bien», reconoció el comensal.

 

loreto

Durante la cena todo transcurrió a las mil maravillas, momento en el que hablaron de sus gustos en la intimidad y de los animales. «Me encantan los perros, pero los no me gustan mucho. No es por nada, pero es que algunos son muy ariscos y no me hacen caso», explicó Loreto.

Al respecto, el italiano dejó sorprendida a la comensal al confesarle una situación que le ocurrió a él con un gato. «Yo, por error, metí una vez uno en la lavadora. Como era blanco y estaba haciendo la colada de la ropa de ese color, cogí todo el montón y él estaba dentro», confesó.

«Dime que salió vivo, por favor», exclamó Loreto. «No se murió, no le pasó nada y está vivo. Me di cuenta rápido y lo saqué, pero es que se metió entre la ropa y no me di cuenta», señaló el comensal. Tras hablar de todo un poco, ambos decidieron tomarse el postre en el reservado, momento en el que dieron rienda suelta a la pasión.

 

loreto

Según iban abriendo las bolas del amor, la temperatura fue subiendo, pasando por un apasionado beso y un masaje. El italiano le dijo que le gustaban mucho los besos en el cuello, a lo que Loreto señaló que «mejor te lo doy con tarta». Por lo que se animó y le puso un poco de chocolate en la zona antes de besarlo.

Al final, los comensales lo tuvieron claro. La alicantina sí que quiso tener una segunda cita con el peluquero porque «es mi prototipo de chico y quiero seguir conociéndolo a ver qué tal». Por su parte, el italiano también quiso volver a quedar porque «me ha gustado mucho». Palabras con las que dieron por concluido su paso por el programa.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.