Food Hall: lujo y alta gastronomía a dos pasos de la Puerta del Sol

Gastronomía

Actualizado Miércoles,
1
diciembre
2021

01:42

El esperado macroespacio culinario de Galería Canalejas -13 restaurantes con diferentes conceptos y nacionalidades- abre hoy sus puertas.

Los chefs Julián Mármol (izda.) y Rubén Arnanz, la puerta principal de Galería Canalejas.
Los chefs Julián Mármol (izda.) y Rubén Arnanz, la puerta principal de Galería Canalejas.

Podríamos estar en Nueva York o si de fondo se escuchase a Mariah Carey y su All I Want for Christmas Is You, que por algo ya se ha declarado la campaña navideña. Pero no. Estamos en la capital, pegaditos a la Puerta de Sol y en el exclusivo macrocomplejo del lujo Centro Canalejas Madrid (impulsado por HL Desarrollo y Mohari Hospitality).

El proyecto, que agrupa siete edificios históricos de la capital, todos rehabilitados y recuperados para convertirse en referentes del ocio y el de vanguardia, va cumpliendo etapas. Tras siete años de obras, en 2020 se inauguró el hotel Four Seasons Madrid; después llegó la maison de moda Hermès; hace unos días otro grande del lujo, la joyería Cartier… Y hoy, 1 de diciembre, abre sus puertas Food Hall de Galería Canalejas, llamado a convertirse en icono gastronómico y punto de encuentro para locales, nacionales y turistas en la también emblemática Alcalá, 12.

Garelos.
Garelos.

Y hasta allí nos hemos ido para ser testigos de los últimos preparativos de este espacio de más de 4.000 metros cuadrados que alberga 13 restaurantes de estilos y nacionalidades diferentes, cuya zona es denominada ya por muchos como la nueva milla de oro madrileña. La propuesta abarca desde locales de chefs con estrella Michelin hasta formatos casual, canalla y de comida internacional, pasando por comedores de cocina patria, en clave tradicional o actualizada y establecimientos donde las delicatessen son las estrellas.

¿Cómo es esta Galería Canalejas que suma 15.000 metros cuadrados en tres alturas (las dos superiores, dedicadas al mundo shopping, con grandes casas de moda y de alta joyería que terminarán de llegar la próxima primavera, y la subterránea destinada a la gastronomía)?

Rubén Arnanz, en 19.86.
Rubén Arnanz, en 19.86.

Cuanto menos, impactante, sensación que aumenta al adentrarse en Food Hall, donde mucho gira alrededor de una gran escalera en forma de hélice. Como ocurre en el boutique 19.86, que parece abrazarla. El nombre del espacio de Rubén Arnanz -chef segoviano que con 28 años obtuvo un macaron de la Guía Roja y que hoy oficia en Juan Bravo, fonda ilustrada basada en las raíces y en el territorio- es además del año de su nacimiento «una declaración de intenciones, de toda una vida dedicada a la cocina», dice.

Rubén, que huye de las etiquetas, se mantiene aquí fiel a su filosofía de divulgar un terreno y una cultura gastronómica 2con el sabor de siempre pero cocinado como nunca». Cuenta con el atelier, «mano a mano con nuestro equipo de cocina», y las mesas concebidas «para compartir» bocados enseña del chef, como la revolcona con panceta crispy y yema ahumada y la royal de ensaladilla con caviar ( medio: 50 euros). Todo, con cócteles y «vinos con alma, mucha alma y seleccionados de terroir mundial».

Julián Mármol en Monchis.
Julián Mármol en Monchis.

Más nombres propios. Julián Mármol (Yugo The Bunker, una estrella Michelin) abre dos locales. El primero, a pie de calle, The Eight, donde reinan la brasa y una oferta informal con «hamburguesas de alta gastronomía» ( medio: 35-55 euros). También servirán desayunos y tendrá terraza. El segundo, en el subterráneo, Monchis, mexicano pero con filosofía japonesa «a la hora de interpretar el producto: mínima manipulación, bocados pequeños y domando picantes, ácidos, insectos… Para que predomine el producto principal», puntualiza el chef. Por ejemplo, un shawarma de atún en kobujime, acompañado por tortillas… Y gorditas, infladitas, tlacoyos… ( medio: 75-85 euros). Además, barra omakase ( medio: 55-65 euros) y club privado para socios, formato con el que Marmól trabaja desde hace años en Yugo The Bunker.

Zona de coctelería de St. James.
Zona de coctelería de St. James.

Seguimos el tour en St. James, la icónica arrocería madrileña en la que no faltan una gran carta arrocera (de la paella mixta al arroz negro con sepia, así hasta una veintena de elaboraciones distintas protagonizadas por el cereal), mariscos, pescados y carnes. Además, dispone de una zona de coctelería (precio medio: 60 euros con arroces y vino).

Salvaje.
Salvaje.

De un espacio clásico a otro guerrero: Salvaje, donde el venezolano Fermín Azkue combina la culinaria nipona con los sabores y técnicas de medio mundo. Seguimos en clave con Le Petit Dim Sum, la última aventura del Grupo China Crown protagonizada por estos bocados artesanales de tradición milenaria. En clave europea, Davvero -del grupo Davanti- y su cocina italiana «refinada y contemporánea», cuyo asesor es el conocido chef Jesús Almagro, y las ostras preferidas de grandes creadores que desde trae Daniel Sorlut. Volvemos a lo patrio y a Garelos, la gastronomía tradicional gallega actualizada y traída al siglo XXI.

El italiano Davvero.
El italiano Davvero.

Y, como Food Hall es sobre todo delicatessen, visita obligada son los espacios de DBellota, especialistas en ibéricos, embutidos y quesos y que, por primera vez, vienen de la mano de Cinco Jotas; los dulces de El Goloso, renombrado obrador de Tarancón (Cuenca), y los helados italianos de Amorino. Pero hay más: otros 20 espacios tipo córner agrupados en MAD Gourmets y para disfrutar de conceptos como bocadillos de autor (John Barrita), con el aguacate como hilo conductor (Avocados) o las propuestas veganas (Huma), tapas made in Spain (La Carmela)… Y, si se tercia, de música en directo, quien sabe, a lo mejor con Mariah Carey. Todo podría ser.

Galería Canalejas.
Galería Canalejas.
Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.