A los fans de El Canto del Loco (ECDL) les dio un vuelco el corazón cuando Dani Martín hizo creer por unos instantes que el sueño de ver de nuevo reunido al grupo podía hacerse realidad. Pero no, no vuelve.

Aunque sí lo hace, en parte, gracias al disco donde el madrileño coge algunos de los clásicos del repertorio de la icónica banda, la banda de su vida, para versionarlos de la manera que, sencillamente, ha querido y sentido.

No, no vuelve. ¡Qué pena! Bueno, vuelven las canciones, que son las protagonistas. En el confinamiento me acerqué un montón a las canciones de El Canto del Loco. Y de repente, a modo terapéutico, cuando terminó la cuarentena, y como tengo un estudio en casa, me apeteció grabar este disco y colocar el legado de mis canciones en un lugar que yo deseaba, que era este. Sin sonidos, sin duetos y acercándolo al sentimiento del presente, de que me apetezca tocar esas canciones en directo, porque forman parte de mi repertorio. Mi primo lo hizo en su disco anterior y a mí también me apetecía hacer una revisión. La verdad es que he quedado supercontento, creo que hemos hecho un trabajo que a mí me encanta.

Ha tenido que pasar más de una década. ¿Nunca sintió la necesidad de hacer esto antes? No, fue en el confinamiento. De repente fue un momento de curar heridas, de darte cuenta de que muchas de estas canciones han sido el vehículo y la banda sonora para llevar a la gente a lugares donde fue feliz. De repente, los remember se convirtieron en números uno en las listas de las plataformas digitales, porque, prácticamente, no había nueva. Tampoco teníamos mucho que contar, porque no estábamos viviendo. Estábamos viviendo una cosa que, creo, nadie queremos recordar. Y si queremos recordar algo que sea lo que hayamos aprendido. Yo me acerqué a esos directos que hacía los fines de semana para estar cerca de la gente, y, luego, a modo de terapia, me salió grabarlo en casa. Fue reconfortante.

«A modo terapéutico, me apeteció grabar este disco y colocar el legado de mis canciones en un lugar que yo deseaba»

¿Su equipo de trabajo se sorprendió? No. A todo el mundo le pareció bien. Siempre que he hecho un disco, desde el principio con El Canto del Loco, he decidido cómo he querido hacerlo. Y siempre se me ha respetado, por eso llevo en esta casa (Sony) casi 22 años. Cuando les comenté cómo quería hacerlo, nadie me preguntó por qué no estaban Zapatillas o La madre de José. No era un disco en el que quería seguir los cánones de la radiofórmula, para mí era más un homenaje que me apetecía hacer a ese momento de mi vida.

Al volver a meterse de nuevo en estas canciones, ¿se ha sentido más lejos o más cerca que nunca de ellas? Sí. De hecho las canciones que están en el disco es porque, a nivel textos y a nivel melodías, las sigo sintiendo muy mías. Creo que lo más honesto en que en este disco estén estas canciones con las que, a día de hoy, me sigo sintiendo identificado.

El Canto del Loco fue como una borrachera muy rápida, 9 años de pasárnoslo muy bien»

¿Cree que los fans de El Canto del Loco se quedaron con usted? Se quedaron muchos, llegaron otros… No lo sé. Lo que sé es que vamos a llenar cinco Wizink Center en dos meses y mi manera de agradecérselo es llevando un gran show e invirtiendo en que vengan a vivir dos horas de felicidad y de reencontrarse con momentos que, seguramente, les han hecho felices en su vida.

Dani Martín.
Dani Martín. JORGE PARÍS

¿Qué significó para usted el grupo? De El Canto del Loco solo tengo buenos recuerdos. Los malos ya se me han borrado. Recuerdo con mucho amor a mi primo. Recuerdo que cuando nos metíamos en una habitación surgían cosas que a la gente les generaba un montón de cosas bonitas. Sinceramente, lo recuerdo todo con mucho cariño. Fue como una borrachera muy rápida y como un torbellino. Fueron nueve años de pasárnoslo muy, muy bien.

«La vida que tengo ahora merece mucho más la pena que la que viví con El Canto del Loco»

¿Y cómo diría que ha sido su evolución personal desde entonces? Supongo que he sufrido una evolución natural como ser humano. Hay otras prioridades en mi vida respecto a las que había antes, y eso es maravilloso. Creo que hay que vivir feliz en tu presente y no estar todo el raro pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor… Para mí, la vida que tengo ahora merece mucho más la pena que la que viví, pero para llegar a donde estoy he tenido que pasar por la otra. Es superbonito ser feliz en el momento que este está tocando vivir, y en eso estoy.

¿Regresaría a El Canto del Loco? No.

¿Y a aquella época? No. Ni volvería a estar con la chica con la que estaba en aquella época, ni volvería a cenar paella y beber champán los lunes, como hacía con mis amigos cuando volvíamos de los bolos. Me parece ridículo. Hacíamos muchas idioteces. Comíamos huevos fritos con patatas y bebíamos gin tonic en la comida… No sé, hacíamos cosas de gente de 24 años. Nos lo pasábamos muy bien, llenábamos estadios… Fue una época divertida, pero, la verdad, me quedo con esta.

«Es mucho más bonito conseguir transmitir a partir de mis canciones que tener abdominales»

Pero siempre ha dado la imagen de eterno adolescente. ¿Lo ve así? Tengo 44 años y yo me miro al espejo y no me veo como un señor de 44 años (ríe). ¡A veces te encuentras con un señor de tu clase y parece que tiene 57! Yo no tengo nada que ver. Creo que esto tiene mucho que ver también con mantenerte en conexión y en contacto con la vida, en querer seguir viviendo y querer seguir sintiendo.

Antes de ECDL hizo sus pinitos en la tele siendo solo un niño. ¿Qué le diría ahora a ese adolescente y qué cree que le diría él? Yo le diría que hiciera todo lo que le salga del corazón, que es lo que yo hice. Él me diría a mí, que ya lo estoy haciendo, que trate de disfrutar más las cosas y que no tenga tanto miedo por vivencias pasadas, porque no tienen por qué repertirse. Que no sea tan exigente y que a veces sea un poquito más cabroncete y más canalla.

¿Siente que, por miedo, se perdió muchas cosas? No creo que me haya perdido nada. Todo lo contrario. He vivido mucho más que mucha gente de mi entorno y de mi edad y he viajado por infinidad de países. He estado en tantos sitios, que jamás lo hubiera imaginado. No solo no me he perdido nada sino que mi profesión me ha regalado muchas más cosas de las que habría vivido si hubiera sido transportista u otra cosa.

«Es muy aburrido ser perfecto, amable y simpático todo el rato. Es mejor ser uno mismo, a mí eso siempre me ha funcionado»

Y en este proceso de madurez, ¿lo ha hecho lo mejor que ha podido, que ha sabido o que le ha dejado la vida? Con todos los respetos del mundo, y sin creerme nadie, me gusta hacer una comparación con Raúl González, que, para mí, era el mejor en el Real Madrid. Pero lo era porque sabía que tenía que esforzarse más que los demás, porque a lo mejor no tenía la técnica que tenían otros. El esfuerzo, el tesón y el estar encima de tu sueño te hacen conseguir muchas cosas. Y yo me siento muy identificado con esa figura, la del luchador incansable que persigue todo el rato sus sueños. Me encanta Raúl González, y fíjate que él es del Madrid y yo del Atleti, porque fue un tipo que supo sacarse el cien por cien de sus cualidades. Que no digo que no las tuviera, pero se superó y fue más allá de lo que mucha gente pensó y creyó.

DANI MARTÍN

  • El músico madrileño (44 años) fue el líder y vocalista de El Canto del Loco durante una década (de 1999 a 2009) en la que consiguió vender más de un millón de copias de sus cinco discos. Éxito que ha continuado en su carrera en solitario con otros cinco álbumes en el mercado.

Siempre se ha mostrado bastante sincero con sus seguidores a través de las redes ¿Se ha cansado de las apariencias? Es muy aburrido ser perfecto, amable y simpático todo el rato. Es mejor ser uno mismo. Sinceramente, siempre me ha funcionado ser yo y mostrarme tal y como soy. Ahora, según vas cumpliendo años y viviendo, para qué voy a intentar decirles que soy muy joven y que tengo chocolatinas en el estómago si no las tengo. Mis encantos se basan en otras cosas que no son lo físico. Es mucho más bonito conseguir transmitir a partir de mis canciones que tener abdominales.

La pregunta del millón: ¿volverá a reunirse El Canto del Loco? No lo sé. En principio no, pero lo que sí tengo claro es que, si vuelve en algún momento, el disco y la gira se llamarán Sí, sí vuelve.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.