David Summers, 26 febrero de 1964, Madrid.

“Nunca hemos sido los guapos del barrio, siempre hemos sido una cosa normal” dice su canción Chicas Cocodrilo. Hoy me ha traído a su barrio, al bar donde se toma las cañas, pero lo suyo sigue sin ser normal. Con 58 años David Summers, al frente de los Hombres G y 40 años sobre los escenarios, sigue cosechando éxitos. En solo unos días tocarán en el Liceo de y solo hace un mes llenaban la Riviera en su último concierto del año con la Ruta Firestone.

Hoy, a pesar de un éxito, que parece eterno, acepta que se ha hecho mayor, que este mundo no es el suyo y que a él los influencers no le influyen y las redes sociales le dan pereza “Twitter es como la vida misma, hay gente maravillosa y también muchos gilipollas”.

Confiesa que es un tipo moderado y que no le gustan los extremos, se considera feminista y cada vez le interesan menos las tonterías por las que se preocupaba antes. Después de cumplir muchos sueños, incluso con los que no había soñado, le importan el trabajo y los suyos.

Su hijo que se dedica a la y al que intenta dar consejos “pero no me hace ni puto caso” asegura. Él en eso era distinto, “yo hacía caso a mi padre porque sabía que era un genio. Yo quería ser como mi padre”.

Menos en el pelo, él todavía lo conserva, además se cuida, no come mucho y practica boxeo. Pero si de algo está orgulloso es de que los Hombres G, después de todo este tiempo, siguen juntos y siendo los mejores amigos “y eso no lo ha conseguido ningún grupo en la historia”.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.