Daniel trabaja en el sector sociosanitario, pero ha sido su otra pasión, el humor, la que le ha hecho ser la nueva sensación de las redes.

Este ovetense de 34 años ha encontrado la fórmula mágica para hacerse un hueco en internet comentando, con un particular estilo y una inseparable libreta azul, los tutoriales más surrealistas que se encuentra en TikTok. Su fama sube como la espuma: sobrepasa el medio millón de seguidores en sus redes sociales y acumula millones de visualizaciones.

¿Cómo está viviendo esta fama repentina? ¡No me lo esperaba! Lo llevo con un poquito de ansiedad, pero bien (ríe). Siempre me gustó esto de comunicar. Para mí es como mágico eso de crear contenido, que lo vea otra persona y que le entretenga y le guste. Eso es muy adictivo para mí.

Lleva años creando contenido propio en todas las redes. Sí. Empecé con Vine, pero murió. Y luego me subí tarde a la ola de Instagram, ya que me costó mucho trasvasar la audiencia de un lugar a otro.

«Mi éxito se debe a que la gente se siente identificada conmigo»

¿Y por qué cree que ahora tiene éxito? Me dicen que es porque se sienten identificados con las respuestas que yo doy. Cuando la gente se topa con un tutorial de un chico o una chica diciéndole cómo ser millonario o cómo ligar más, dice: ‘¿pero qué me estás queriendo contar?’. Pero solo lo piensa. Yo me grabo justo en ese momento, diciendo lo que todo el mundo piensa. Por eso me dicen cosas como: ‘soy yo’, ‘eso me ha pasado’ o ‘ahora veo un vídeo de estos me acuerdo de ti’.

¿Cuándo vio que este tipo de contenido funcionaba? Yo ya llevaba años reaccionando a algunos vídeos, pero sobre esto fue un día que estaba en el coche con unos amigos y me salió un de Gianmarco Onestini (finalista de Supervivientes) diciendo cómo había que cortar la pizza para comer más y reaccioné. A partir de ahí pegó un boom dentro de lo que yo movía en TikTok. Vi que molaba el formato y que le gustaba a la gente, así que dije: ‘pa’lante’. Empecé a buscar vídeos para reaccionar. Al principio solo ponía caras, luego ya comenté y acabé metiéndome en los vídeos.

«Yo nunca hago guiones. Veo el vídeo y grabo mi reacción»

¿Cuánto de real tiene su personaje en las redes? Bastante. De hecho, yo nunca hago guiones. Veo el vídeo y grabo mi reacción. Sí que hay un papel, está caracterizado o exagerado, pero las respuestas que doy simplemente forman parte de mi vida y de cómo la veo yo.

«Tengo adicción a crear contenido y que la gente lo vea y le guste»

¿Y su estilo es propio? Sí. Yo llevo con este papel de tontito desde Vine, y me gusta, porque me siento cómodo. Es mi propia vida de loser, aunque un poco teatralizada. En el tema de la libretita sí que me he fijado en Raúl Cimas. Siempre me hizo mucha gracia. Aunque realmente reacciono así a los vídeos, ¿eh? Me salió natural lo de sacar una libreta y ponerme a apuntar. Y pensé: ‘puedo crearme un personaje que realmente toma notas y apuntes para luego intentar aplicarlos en su vida’.

¿Alguna vez se han puesto en contacto con usted personas a las que ha reaccionado en sus vídeos? Sí. Algunos me siguen, otros simplemente han comentado mis vídeos. Uno me puso ‘jajaja’ y me bloqueó.

«Siempre he intentado hacer humor blanco. Que nunca nadie se sienta menospreciado u ofendido. Tampoco me quiero meter en temas polémicos»

¿Qué opina de los tiktokers o influencers que hacen tutoriales para triunfar en la vida? Creo que la gente necesita referentes. Antes, cuando tenías un problema, lo comentabas con tus amigos o incluso no te atrevías a hacerlo y te lo quedabas para ti. Ahora, ver a alguien que da supuestas soluciones a estos problemas sin necesidad de abrirte es, para cierta gente, como una solución. Se abrazan al contenido de un tío que ni conocen y que no sabe ni cómo son sus vidas pensando que les va a servir. Creo que siempre hay una especie de gurú según la necesidad generacional. Por ejemplo, para los jóvenes está esto de «cómo ligar más» o «cómo conseguir que la persona que te gusta te haga caso», y para el público más adulto cosas como «cómo ser millonario».

¿Cómo valora que el 80% de sus seguidores sean hombres? La estadística iba muy igualada, no sé qué ha pasado (ríe). Pero me da igual, ¿eh? Yo quiero que la gente que me ve se lo pase bien, me da igual que sean hombres o mujeres. Mira, estoy haciendo tutoriales para ligar o enamorar a una chica y me están siguiendo más chicos que chicas. ¡Eso es que no lo estoy haciendo mal!

«Me encantaría poder vivir de esto, porque no lo tendría que compaginar con el otro trabajo y simplemente me dedicaría a algo que me gusta y me encanta»

¿Cree que podrá vivir de esto? Si preguntas a la gente si querría ganar dinero haciendo algo que les gusta, no creo que nadie te diga que no. Yo esto lo hago porque me encanta. Tengo adicción a crear contenido y que la gente lo vea y le guste. ¿Qué espero de esto? Ir cada vez a más, llegar a más gente y poder mantenerlo en el tiempo. Me encantaría poder vivir de esto, porque no lo tendría que compaginar con el otro trabajo y simplemente me dedicaría a algo que me gusta y me encanta.

¿Qué límites se pone? Siempre he intentado hacer humor blanco. Que nunca nadie se sienta menospreciado u ofendido. Tampoco me quiero meter en temas candentes o polémicos. Me pidieron que reaccionara al vídeo de Paz Padilla y las vacunas. Lo hice, pero me costó mucho. Yo no quiero meterme a opinar lo que hace cada uno, solo busco que la gente se ría.

«Di clases de interpretación y cuando tenía que hacer una escena de drama todo el mundo acababa riéndose»

¿Cuál es el comentario más loco que ha recibido? Uno de una chica en Twitter que me dijo que si no me daba vergüenza seguir a 666 personas, porque es el número del diablo. Y otro mensaje de otra seguidora que me comentó que mi cara se parecía a la de su ginecólogo.

Daniel Fez, 'tiktoker'.
Daniel Fez, ‘tiktoker’. JORGE PARÍS

En general, ¿es más fácil hacer humor que drama? Para mí, sí. De hecho, di clases de interpretación y cuando tenía que hacer una escena de drama todo el mundo acababa riéndose. Me echaban la bronca, porque yo intentaba hacer drama, pero no sabía, así que acabé yéndome frustrado de la academia.

«He enviado correos a televisiones y productoras hablándoles de mi trabajo, pero nunca he recibido respuesta»

¿Daría el salto a otros medios, como la radio o la tele? ¡Yo encantado! De hecho fui a un programa local de cazatalentos a hacer un monólogo, pero el jurado me dijo que no, que me pensara esto de dedicarme al humor. No lo llegaron ni a emitir. Pero sí, yo me apunto a lo que sea. En su día envié correos a televisiones y productoras hablándoles de mi trabajo, pero nada, nunca he recibido respuesta.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.