Terelu Campos es una luchadora inagotable. A pesar de que la televisión le ha dado momentos buenos y malos, pasar de presentadora a colaboradora ha sido todo un aprendizaje. Ha plantado cara a la hasta en dos ocasiones y sigue dispuesta a no pasar de puntillas por una vida que no siempre le ha mostrado la mejor cara.

Veo tu currículum y me mareo, ¿no te cansas de trabajar? Para nada. De hecho, ojalá pudiera tener mucho más, porque soy una privilegiada que trabaja en lo que le gusta. El trabajo es necesario para vivir, pero también para realizarte. Ha sido balsámico refugiarme en él en los momentos duros de la vida.

Has pasado por todas las cadenas y lo has defendido casi todo. ¿Alguna ambición en la chistera? En esta profesión, sin ambición estás muerto. En este momento de mi vida tengo una grandísima independencia y podría embarcarme en cualquier proyecto que me pareciera interesante. Eso sí, debo corregirte, porque que he trabajado en todas las cadenas menos en Canal Sur. Y no lo entiendo.

¿No eres profeta en tu tierra? Debe ser eso. Me sorprende que siendo malagueña todavía no haya pasado por esa casa, quiero pensar que tiene solución.

Terelu campos

  • Málaga, 1965. Comenzó en la radio. En 1987 dio el salto a TVE con Jesús Hermida. Ha trabajado con su madre, María Teresa Campos, en varios programas. Ha participado en ‘Mira quien baila’, ‘Mask Singer’ y ‘MasterChef’. Colaboró con ‘Sálvame’ y ahora está en ‘Viva la vida’. Se casó dos veces y tiene una hija. Ha tenido de mama.

Empezaste con el inolvidable ‘Pasa la vida’. ¿Qué pasa cuando pasa la vida? La vida está llena de momentos buenos, malos y regulares y debo confesar que menos mal, porque si no vivir sería un coñazo. Me hablas de aquel programa y me vienen a la cabeza momentos muy bonitos.

¿Añoras aquella época dorada de la televisión? No vivo echándola de menos, pero sí es cierto que cuando alguien me lo recuerda o veo algún retazo de aquel tiempo me conmueve, porque yo estuve ahí: fui una de las privilegiadas por trabajar en esa televisión tan esplendorosa.

Fuiste presentadora de un ‘reality show’ en Antena3, ¿te has imaginado al otro lado? Debo responderte con toda la prudencia, porque, aunque a priori no me gustaría participar en un reality como concursante, nunca se sabe lo que puede pasar. A mi edad no sé si aguantaría a algunos niñatos y niñatas.

¿No será que no quieres que te vean enfadada? ¡A mi me ha visto enfadada ya todo el mundo! La verdad es que es más pudor que otra cosa, pues si me muestro reacia no es porque crea que eso me hace menos profesional. No hay trabajo menor.

De hecho, también has hecho de actriz. Pasé miedo al verte como Barbara Valiente en ‘Paquita Salas’, ¿eres como ella? ¡En absoluto! Barbara es una tirana y déspota que trata muy mal a su equipo. Yo jamás he tratado así a nadie. Todos podemos tener un mal día, pero lo de Bárbara era lo habitual. Fue un personaje que los Javis hicieron para mí después de un cameo y me siento muy orgullosa.

«Me gustaría que si hubiera una cuarta temporada de ‘Paquita Salas’ contaran conmigo, porque fue un auténtico placer»

Hablas en pasado, ¿no volverá? Espero que sí, me gustaría que si hubiera una cuarta temporada contaran conmigo, porque fue un auténtico placer, un verdadero regalo.

No era la primera vez que dabas vida a una mujer un tanto malhumorada, menudas mañanas le dabas a tu madre en ‘Día a Día’ con La script… Y, muchas veces, mi madre se enfadaba porque me salía de guion y le decía cosas que me parecían graciosas. Mi papel era enmendarle la plana y funcionó muy bien, porque el tándem de madre e hija era muy natural.

¿Alguna vez deseas ser anónima? Sí, en algunos momentos lo deseo y he querido desaparecer, sobre todo cuando el foco mediático está encima por conflictos. No obstante, son momentos, instantes de cierta fantasía en los que imaginas otra vida.

¿Qué te pesa más, el apellido, la fama o los años? Pesan más los años y pesan de verdad. Sobre todo cuando has vivido mucho o muy intensamente. Siempre he dicho que no me gusta pasar por la vida de puntillas, sino hincando bien los pies en la tierra. E incluso en el barro.

«El apellido me ha abierto muchas puertas y, siendo sincera, me ha cerrado algunas»

Apellidarse Campos tampoco debe ser fácil. El apellido me ha abierto muchas puertas y, siendo sincera, me ha cerrado algunas. Forma parte de mi vida, está interiorizado. Puedes llegar por un apellido, pero si no sirves nadie te da trabajo.

¿Qué te parece que cuestionen que Marta Ortega vaya a presidir Inditex? Me ha llamado mucho la atención, porque se ha hecho público que han perdido dinero con el anuncio y no sé a qué achacarlo. Me gustaría pensar que no es porque Marta es hija y mujer.

¿Te sigue mereciendo la alegría el sacrificio de la televisión? Por suerte, la mayoría del tiempo me siento muy satisfecha. No obstante, hay días que no me sigue mereciendo la alegría, momentos en los que no sé ni por qué sigo aquí.

¿Ha cambiado la prensa del corazón desde ‘Con T de Tarde’? Aquella mesa del corazón luego ha sido muy copiada. Era otra época, se hablaba en otro tono. Recuerdo que fue embarcarse en una aventura difícil, porque Telemadrid confió en mí para relanzar las tardes y acabamos siendo un referente.

¿Está la televisión en un bucle? Esta casi todo inventado, pero hay formatos que te sorprenden, como es el caso de Mask Singer. Participar fue genial, porque es un concurso blanco, para toda la familia, muy divertido.

La gente se sorprendió, porque creen que eres muy seria… Qué va, si yo soy un demonio. La verdad es que soy vergonzosa y hacer de mí misma me cuesta. Ahora bien, si me pones un disfraz se me quita toda la timidez.

«He aprendido que quien no te quiera no te va a querer. Todos somos imperfectos y debemos convivir con ello»

¿La gente tiene una imagen sobre ti que se ajusta a la realidad? He aprendido que quien no te quiera no te va a querer. Todos somos imperfectos y debemos convivir con ello. Yo soy consciente de que trabajo en televisión, por eso intento tratar al espectador con el máximo respeto y busco que me conozcan como soy.

Ahora te vemos en ‘Viva la Vida’, eres resiliente… Creo que serlo debería ser una virtud de todos, es una práctica sana, y una herramienta para la felicidad. Pasar de ser presentadora a colaboradora también ha sido un aprendizaje. Y sigue siéndolo, pues soy muy observadora y me gusta estar rodeada de lo mejor.

Después de superar la enfermedad, ¿tienes miedo a algo? No vivo el día con miedo, pero a la enfermedad hay que hablarle de usted: la es lo único que puede condicionarte la vida.

Allspain.info — últimas noticias en y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio, y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí!

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.