Guindos pide «planes creíbles de política fiscal» para evitar una crisis de deuda pública

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, se ha sumado al coro de voces que piden desde que el Gobierno español se tome en serio la reducción del déficit público. Hablando de «países vulnerables» en general, ha advertido de que tendrán que anunciar «planes creíbles de política fiscal». Asimismo, ha señalado a la inflación -que se ha disparado este mes al 5,6%— como la gran amenaza para la recuperación en Europa.

A su juicio, «cualquier shock que tenga lugar en el ámbito financiero puede llevar a un replanteamiento del riesgo soberano, sobre todo en países vulnerables», que tendrán que anunciar «planes creíbles de política fiscal». Ahora bien, ha reconocido que tiene que mantener el «delicado equilibrio entre la retirada de estímulos, la estabilidad presupuestaria y evitar que la recuperación se vea abortada».

De Guindos, que ha inaugurado el XII Encuentro del Sector Financiero de KPMG, ha alertado sobre el exceso de endeudamiento tanto corporativo como público, que puede tener efectos negativos en el riesgo soberano. No obstante, ha recordado que las medidas fiscales y prudenciales han sido «especialmente relevantes» durante la crisis, como prueba el hecho de que las insolvencias corporativas en 2020 han sido un 15 % más bajas que las de 2019.

Sin embargo, «el fuerte incremento del endeudamiento corporativo y la fragilidad de algunos sectores» representa un riesgo evidente para la sostenibilidad de algunos de los sectores más afectados por el parón económico fruto de la pandemia. También ha advertido de que los gobiernos han incrementado la ratio de endeudamiento público, que en líneas generales es del 100% en la zona euro (España se encuentra en el 122%, muy por encima de la media).

Pide rescatar sólo empresas solventes

Otro toque para el Ejecutivo de  por parte de Guindos se refiere a las ayudas públicas, cuya retirada debe  ser «gradual» y que han de ser cada vez más específicas y dirigidas a las empresas solventes. Como es sabido, la SEPI ha rescatado a empresas de dudosa solvencia como Plus UltraDuro Felguera, y pretende hacer lo mismo con Abengoa.

A juicio del número dos del BCE, lo más preocupante  para la recuperación económica «es la inflación», actualmente en el 4,1% -y la subyacente en el 2,1%-, algo que cree que tiene una naturaleza «básicamente temporal» porque los factores son de naturaleza transitoria y desparecerán a medida que pase el tiempo. No obstante, «hay que tener cautela, porque si se mantienen estos factores la caída de la inflación será más lenta», ha reconocido.

En este escenario, que ha calificado como «apasionante», Guindos ha expresado el compromiso de que la política monetaria seguirá cumpliendo su papel, con una posición acomodaticia pero «manteniendo su opcionalidad».

Respecto a la banca, ha recordado que su rentabilidad sigue siendo inferior a la de otras zonas, algo que se explica por razones «estructurales que limitan su rentabilidad, como la baja eficiencia, la escasa diversificación, los tipos de interés muy bajos o el exceso de capacidad».

En los meses más duros de la pandemia de coronavirus no ha habido una oleada de insolvencias corporativas, lo que ha permitido a los bancos liberar provisiones, pero la endémica baja rentabilidad puede provocar, a medio plazo, presiones en los márgenes. A su juicio, las fusiones ayudan a este objetivo de mejorar la rentabilidad, pero no son un fin en sí mismas.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.