A la madre de los hijos de Iglesias y sólo por eso ministra de Igualdad, se le ha antojado colocar a más amiguitos, así que tenemos que rascarnos el bolsillito y darle más dinerito para sus caprichitos y que en su próximo cumpleaños la tarta sea de dos pisos y la canción se la canten más voces, que la última le pareció mediocre para lo que ella cree que vale: 525 millones de euros se va a gastar en sus cositas el año que viene. Su presupuesto ha tenido que subir un 14,4%, aumentando en 66 los ya excesivos 459 millones de 2021. Pero es que a ella se le quedaban cortos, no le daban para tanto como necesitaba. Así que este año ya le hemos tenido que poner 877.851 € extra, por encima de la barbaridad presupuestada.

Y no os penséis que ese dinero es para las mujeres perjudicadas por el volcán de La Palma, para las que están en paro o para las que no pueden pagar los bestiales incrementos de la factura de la luz. El dinero extra que le damos a la ministra es para su pandilla de amigos condenados e imputados por todo tipo de delitos contra la sociedad. O como dice ella, para “financiar necesidades ineludibles en las dotaciones destinadas a gastos de personal” que se concretan, por ejemplo, en el fichaje de la que fue portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, condenada a prisión de 19 meses, multa e inhabilitación por un delito de atentado a la autoridad, lesiones leves y daños, por atacar e insultar gravemente a una mujer durante un desahucio en Lavapiés. «Eres cocainómana, mala madre, hija de puta, con todo lo que hemos luchado las mujeres, contigo se pierde todo. No te quieren ni tus propios compañeros», le dijo la política “feminista” a la trabajadora que intentaba mantener el orden.

También ha fichado la ministra a los ex concejales de Manuela Carmena imputados por malversación Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato. A Teresa Arévalo, alias la “nanny”, conocida por el caso Niñera donde la justicia investiga si el sueldazo que le pagamos como jefa de Gabinete adjunta no es la excusa de la ministra para tenerla cuidando a sus hijos. Y a cambio de 101.955 € anuales ha colocado Irene como nueva secretaria de Estado de Igualdad, a Ángela Rodríguez (Pam), denunciada por llamar “puta coja” a la entonces líder de Podemos en Galicia, Carmen Santos, que tiene movilidad reducida. Toda una pandilla de impresentables que tienen en común su poco respeto a la ley y su amistad con la ministra. La corte de la podemita se dobla, pasando de los 107 asesores, altos cargos y resto de personal conque contó en 2021, a 237 el año que viene, el 43% de ellos sin estudios superiores.

Para hacernos una idea de lo que suponen los 525 millones que se va a gastar basta decir que son más del doble de todas las ayudas prometidas y que nunca llegan a los afectados por el volcán de La Palma, incluyendo los importes destinados a corporaciones locales, infraestructuras públicas, etc. Y tanto dinero para que luego España caiga nueve puestos en el ranking mundial de para las mujeres elaborado por la Universidad de Georgetown. El Gobierno “feminista” de con su ministra de Igualdad al frente son los responsables que hayamos bajado del puesto 5 al 14 en el ‘Women, Peace and Security Index’. Y por si esto fuera poco, las violaciones han aumentado un 15,2% desde que es ministra de Igualdad. La situación de las mujeres empeora mientras el ministerio de Igualdad despilfarra el dinero de nuestros impuestos en rodearse de amigos condenados e imputados y organizar cursos y seminarios que demuestran que «el patriarcado es perjudicial para nuestro clima», o que «la crisis del coronavirus nos demuestra que el feminismo tenía razón». Tener contenta a la madre de los hijos de Iglesias nos está saliendo carísimo.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.