La Policía investiga si Pablo Sierra, el joven desaparecido en Badajoz hace una semana, sufrió una agresión

La investiga, entre otras hipótesis, si el joven Pablo Sierra, desaparecido en Badajoz hace una semana, sufrió una agresión. Al menos eso es lo que ha trascendido de momento de la investigación policial, según informa La Sexta.

En concreto, «el estudio sobre su móvil desvela que Pablo pudo ser agredido la noche de su desaparición”, ha avanzado el citado medio.

El rastro de Sierra se pierde en la noche del 2 al 3 de diciembre, después de visitar un pub nocturno de Badajoz. La familia insiste en que la desaparición no es en ningún caso «voluntaria» y medios extremeños sugieren que el joven pudo tener algún desencuentro con otros clientes a las puertas del pub.

La judicial, según Press, no descarta realizar nuevas búsquedas, pero  «en principio» ha centrado la investigación en el análisis de los datos y de la información disponible relativa a la desaparición de Pablo Sierra.

Es Judicial la que debe encargar «búsquedas o batidas más exhaustivas», porque están al frente de la investigación», han señalado fuentes de la Policía.

De igual modo, han recordado a la ciudadanía que «si alguien en algún momento vio a Pablo por alguna zona» es «importante» que lo traslade a la Policía.

Los esfuerzos para la localización de pistas se centran donde apareció el de Pablo, junto al río Guadiana, como de la Plaza España «porque es el último sitio donde se le vio».

«Vamos a tratar de captar todas las imágenes (de cámaras de seguridad) y estudiarlas de la zona», han apuntado los agentes.

El joven, estudiante de la de Extremadura y alojado en la residencia universitaria Rucab, fue visto por última vez en la calle Zurbarán.

Durante tres días se peinó, con medios terrestres, acuáticos e incluso aéreos todo el tramo urbano del río Guadiana. Este lunes se trasladó la búsqueda a otras zonas de la ciudad, como las inmediaciones de la residencia universitaria, La Luneta, el Fuerte de San Cristóbal o Suerte de Saavedra, y este pasado martes se paralizó el rastreo a pie y los equipos que estos días han estado peinando varios puntos de la no salieron.

Pablo mide 1,75 centímetros de estatura, es de complexión atlética, tiene el pelo moreno con flequillo rizado y ojos marrones. En el momento de su desaparición vestía camisa azul, pantalón vaquero, chaqueta azul y zapatillas blancas.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.