El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha nombrado este miércoles a Nureddin Nebati como nuevo ministro de Finanzas en sustitución de Lutfi Elvan para intentar revertir la situación del país y el desplome de la lira.

El «baile» en el ministerio se produce un día después de que el banco central turco decidiese intervenir en los mercados de divisas con el objetivo de tratar de ponerle freno a la caída de su moneda, que durante 2021 ha perdido cerca de la mitad de su valor en relación al dólar.

Así, tras poco más de doce meses al frente de la cartera de Finanzas, Elvan deja paso a Nebati, quien hasta ahora se había desempeñado como viceministro de este ministerio y se le considera cercano al exministro del área Berat Albayrak, yerno del propio Erdogan, recoge Bloomberg.

«El Central de intervendrá directamente en el mercado mediante transacciones de venta debido a las formaciones de precios poco saludables en el tipo de cambio», ha indicado en un comunicado la entidad, que también ha comenzado a realizar transacciones en el mercado de derivados de la Bolsa nacional.

La incertidumbre crece sobre las finanzas de después de que hace algo más de dos semanas anunciase el lanzamiento de una oferta pública de adquisición (OPA) voluntaria sobre el 50,15% que no posee de Garanti, su filial turca, por unos 2.500 millones de euros. En las últimas semanas, el desplome de la lira se ha visto agravada tras los comentarios del presidente sobre que el país estaba librando una «guerra económica». La moneda turca también registró desarrollos negativos después de que el central del país recortara los tipos de interés en 100 puntos básicos a mediados de noviembre.

Nuevas caídas de la lira

Al abrir este jueves el mercado turco la lira cayó un 1,47% respecto al dólar y un 1,75% respecto al euro, cotizando a 13,52 y 15,31 respectivamente frente a esas monedas. El pasado mes de noviembre fue el peor de la para la moneda turca. Los medios turcos venían especulando hace dos semanas con la dimisión del Elvan por lo que aseguran era su oposición a la estrategia de Erdogan de mantener bajos los tipos de interés, argumentando, en oposición a la opinión de la mayoría de los economistas, que eso a combatir la inflación, que está en el 20%.

«Hemos abandonado la política de los intereses altos y hemos pasado a una estrategia de crecimiento por inversión, empleo y producción», dijo ayer el mandatario en un discurso ante su partido, el AKP, en el poder desde 2002. La devaluación de la lira está afectando al poder adquisitivo de los turcos y en los últimos días se han sucedido las manifestaciones y protestas contra el Gobierno, al tiempo que la oposición pide la celebración de elecciones anticipadas.

La moneda turca se disparó ayer un 10% frente al euro y el dólar inmediatamente después de que el Central de anunciara que está interviniendo en el mercado de divisas mediante ventas para influir en el valor de cambio de la moneda nacional.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.