El certificado covid en algunos de los principales destinos turísticos: dónde hay que llevarlo y para qué lo piden

El documento que acredita la vacunación se abre paso poco a poco en España como exigencia para acceder a bares, cines u hospitales. Es un requerimiento al que están muy acostumbrados en otros países. En muchos casos, desde hace meses. En algunos de los principales destinos turísticos el certificado que acredita la pauta completa de inmunización es necesario para todo tipo de establecimientos.

El uso del fue aprobado en en verano y desde entonces se exige para acceder a todo tipo de establecimientos: bares y restaurantes (incluso en la terraza), centros comerciales, teatros y cines, residencias de ancianos, transporte público, aviones, hospitales… Es más, a partir del 15 de enero, los que hayan recibido la segunda dosis hace más de siete meses necesitarán un tercer pinchazo para que el pasaporte covid siga siendo válido. Todos los mayores de 18 años deberán ponerse la tercera inyección si quieren mantener el documento. Por el momento, el Gobierno no se ha pronunciado respecto a cómo afectará esta medida a los extranjeros que hayan recibido dos dosis.

Después de que el Ejecutivo anunciara la importancia del tercer pinchazo, la web para pedir cita se ha colapsado. El Gobierno ha anunciado que será más estricto en la vigilancia de que los establecimientos requieran el pasaporte covid. Estas medidas buscan evitar al máximo volver a políticas de limitaciones absolutas como ha sucedido en Austria o Alemania.

El documento también se solicita para acceder al país desde España. De no contar con él, se puede aportar una prueba negativa de coronavirus.

El Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés), ofrece desde hace más de un año una aplicación para poder descargar el pasaporte covid: la prueba oficial de que el portador ha recibido la pauta completa de o que se ha sometido en las últimas horas a un test, con resultado negativo. Los países de la UE leen ya sin problema el código QR de la aplicación británica, homologable a la que se maneja en el continente. Sin embargo, el Gobierno de Boris Johnson nunca ha contemplado seriamente —ni lo está haciendo en estos momentos— la obligación de exigir el certificado de vacunación para restaurantes, bares, pubs o eventos públicos. Hay excepciones, y la regla no se aplica con la misma firmeza en Inglaterra, Escocia o Gales. En estos dos últimos territorios, sobre todo, puede exigirse el certificado para cines, teatros, conciertos o espectáculos con más de 500 personas, en interiores, o más de 4.000, en exteriores. El permite el acceso desde España presentando el pasaporte covid o una prueba con resultado negativo.

Un cliente pide una cerveza en Londres el 19 de julio.
Un cliente pide una cerveza en Londres el 19 de julio.TOLGA AKMEN (AFP)

Italia

Italia fue el primer país occidental que impuso el certificado de vacunación para la mayoría de actividades públicas, incluido el trabajo. Desde el pasado julio se exigió estar vacunado, haber pasado la enfermedad recientemente o tener una prueba negativa realizada dos días antes para entrar en museos, restaurantes, estadios, gimnasios o cines. También para entrar en el país. En septiembre se amplió la obligación al espacio laboral, lo que generó enormes protestas.

A partir del 6 de diciembre, se endurecerán todavía más las condiciones. La prueba negativa o haber superado la enfermedad dejarán de ser suficientes para tener el certificado y será necesario estar vacunado para acceder a todos esos recintos. Solo se mantendrá el estatus anterior para los medios de transporte y el trabajo. Además, también desde el 6 de diciembre, la validez del certificado pasará a ser de solo nueve meses. Una medida que obligará de forma inminente a suministrar la tercera dosis de la vacuna a gran parte de la población.

Alemania

En los últimos días se han ido imponiendo nuevas restricciones para tratar de contener la cuarta ola de coronavirus, la peor hasta la fecha. Este viernes la incidencia media era de casi 440 casos por 100.000 habitantes (a 7 días; si se calcula a 14, como en España, sería de casi 900). El jueves se superó la barrera psicológica de los 100.000 fallecidos desde el inicio de la pandemia. Se están registrando entre 200 y 300 muertes cada día. El Gobierno permite la entrada en el país desde España presentando el pasaporte covid o una prueba negativa.

Con los contagios disparados, el Gobierno federal y los länder están volviendo a introducir restricciones. Las medidas son distintas en cada Estado federado, ya que estos tienen competencias para adaptarlas a su situación. En general, para entrar a bares, restaurantes y lugares cerrados de ocio o cultura hay que presentar certificado de o de haber pasado la enfermedad en los últimos seis meses. Berlín y otros Estados imponen además un test negativo reciente para consumir en locales de restauración. En los medios de transporte se exige desde esta semana certificado de vacunación, curación o test negativo.

Enfermeras de la UCI del hospital universitario de Halle/Saale (Alemania) atienden a un paciente.
Enfermeras de la UCI del hospital universitario de Halle/Saale (Alemania) atienden a un paciente.Hendrik Schmidt (AP)

Portugal

A partir del 1 de diciembre Portugal endurece las normas para tratar de atajar el constante aumento de contagios detectado en el país, a pesar de que cuenta con la tasa de más alta de la Unión Europea (87% con la pauta completa). Desde ese día, en el que se declara el estado de “calamidade”, serán obligatorias las mascarillas en todos los espacios cerrados y el certificado digital para acceder a restaurantes, hoteles, pisos turísticos, gimnasios y eventos con butacas preasignadas. Además, para acceder a hospitales, residencias de mayores, discotecas, bares y eventos deportivos y actividades en lugares sin butaca asignada habrá que presentar un test negativo de covid. Desde el 1 de diciembre, para entrar al país en avión es necesario presentar un test negativo para embarcar, aunque se cuente con el certificado de vacunación. El Gobierno multará a las compañías aéreas que permitan viajar a pasajeros sin esta prueba con 20.000 euros por cada infracción.

Estados Unidos

El pasado 8 de noviembre y después de 20 meses de aislamiento internacional, Estados Unidos levantó las restricciones de viaje para todos los viajeros que no son ciudadanos norteamericanos, ni residentes legales permanentes, ni viajan a EE UU con visa de inmigrante siempre y cuando estén vacunados contra la covid-19. Los requisitos exigidos por Washington a los visitantes benefician a los turistas procedentes de 33 países de la Unión Europea, el Reino Unido, China, India y Brasil. Antes de viajar a EE UU, los extranjeros deben de presentar a la aerolínea a la hora de facturar el certificado de vacunación. Además, los viajeros deben mostrar una prueba PCR negativa realizada dentro de las 72 horas previas al embarque. Hasta la fecha, más de 80% de los adultos estadounidenses han recibido al menos una dosis de vacuna. Cerca del 60% de los adultos tienen la pauta de completa.

Como en tantos otros asuntos, la exigencia de certificado de para acceder a lugares de ocio como cines, restaurantes o bares depende de cada Estado de la Unión y muchas veces de condados concretos dentro de esos Estados. En Nueva York, desde el pasado 13 de septiembre, se exige rellenar un formulario de vacunación de pauta completa para entrar en restaurantes y bares. En la capital de la nación, Washington, con un índice de casos covid muy bajo, la alcaldesa, Muriel Bowser, anunció la semana pasada una relajación de las normas respecto al uso de las mascarillas, que serán obligatorias en colegios y hospitales, pero deja en manos de los comercios y locales de ocio su imposición.

Con información de Silvia Ayuso (Francia), Rafa de Miguel (Reino Unido), Daniel Verdú (Italia), Elena G. Sevillano (Alemania), Tereixa Constenla (Portugal) y Yolanda Monge (EE UU).

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.