El presidente de Kazajistán asegura a Putin que ha retomado el control del país

Unos policías antidisturbios detenían a un manifestante, este sábado en Almaty.
Unos policías antidisturbios detenían a un manifestante, este sábado en Almaty.Vasily Krestyaninov (AP)
El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, ha manifestado este sábado a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que su país “está camino de la estabilización” tras seis días de protestas y una oleada de represión que dejan decenas de muertos.

Ambos mandatarios mantuvieron una conversación telefónica en la que el kazajo volvió a agradecer al ruso el envío de tropas tras el estallido de la revuelta y resaltó que “aún quedan puntos calientes de ataques terroristas”. Sin embargo, esta no es la única de sus preocupaciones: el ha anunciado la detención del exjefe del espionaje por alta traición.

“Los presidentes intercambiaron sus puntos de vista sobre las medidas tomadas para restaurar el orden en Kazajistán”, ha informado el Kremlin en un comunicado. Moscú afirma que ha sido iniciativa de Tokáyev proponer una cumbre por videoconferencia entre los líderes de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (CSTO), la alianza militar que encabeza y que ha desplegado de momento 2.500 soldados en la república centroasiática. “Vladímir Putin apoyó esta propuesta y se acordó estar en contacto permanente”, recalcó Moscú. “La lucha contra el terrorismo continuará con la máxima determinación”, dijo a su vez Tokáyev a Putin, según el servicio de prensa de la presidencia kazaja.

El concepto de “terrorismo” que maneja el de la antigua república soviética es difuso debido a las altas cifras de detenidos. Las autoridades kazajas y rusas han apuntado estos días a la presencia de “bandas de Oriente Medio y Oriente Próximo” en las manifestaciones que desembocaron en el incendio de varios edificios gubernamentales y enfrentamientos con la policía y el Ejército. La “operación antiterrorista” iniciada el jueves por la mañana se ha saldado hasta ahora con la detención de 4.404 personas. El viernes, en un discurso dirigido a la nación, Tokáyev dijo que solo en Almaty, la antigua capital y ciudad más poblada del país, habían aparecido “20.000 bandidos y terroristas”. El Ministerio del Interior cifra en 26 las muertes de activistas y en 18 las de los miembros de las fuerzas de seguridad . Por otro lado, Israel ha sido el único país que ha anunciado la muerte de uno de sus ciudadanos en las protestas, un hombre de 22 años que se dirigía a su trabajo en Almaty.

En paralelo, la actividad parece volver poco a poco a la normalidad en un país rico en hidrocarburos. El aeropuerto de Almaty, uno de los principales focos de las protestas, seguirá cerrado al menos hasta el lunes, aunque el Ayuntamiento de la urbe (dos millones de habitantes) ha anunciado la pronta reapertura de las tiendas. Al mismo tiempo, las plantas de gas han vuelto a abrir y las refinerías de petróleo ya trabajan como antes del inicio de la crisis, según el Ministerio de Energía. El Ministerio de Exteriores ruso también ha constatado la vuelta a la normalidad. “La situación ha cambiado gradualmente a mejor desde los eventos del 5 y el 6 de enero. Los servicios económicos vitales se están normalizando”, ha señalado el organismo en un comunicado.

La rápida propagación de las protestas ha sacudido los cimientos del poder en Kazajistán. Las manifestaciones comenzaron por las quejas en la región de Mangystau (oeste) por el encarecimiento del gas licuado de petróleo, que se emplea allí en tres de cada cuatro automóviles. Pronto se extendieron por todo el país y se convirtieron en una revuelta contra el Gobierno. Ante esta espiral, Tokáyev, de 68 años, destituyó el miércoles al primer ministro y todo su Gabinete, nombró un nuevo Ejecutivo en funciones y asumió el control del Consejo de Seguridad (organismo que coordina todas las fuerzas de seguridad), que hasta entonces lideraba su predecesor y “padre de la patria” Nursultán Nazarbáyev, quien gobernó durante casi tres décadas.

Uno de los grandes afectados por el terremoto de esta semana ha sido quien dirigía el Comité de Seguridad, organismo responsable de los servicios de espionaje. El ha anunciado este sábado la detención de Karim Masimov por sospechas de alta traición al Estado. El alto cargo fue destituido el miércoles sin ninguna explicación oficial, el mismo día que Tokáyev apeló a la CSTO (formada por Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kirguistán, Tayikistán y la propia Kazajistán) para recibir de la alianza unos refuerzos destinados no a dispersar a los manifestantes, según el propio organismo, sino a proteger “puntos clave” del país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Karim Masimov formaba parte del círculo próximo del expresidente Nazarbáyev, con quien había sido primer ministro en dos ocasiones antes de ponerse al frente del espionaje, en 2016. Masimov, de 56 años, ha sido sustituido por Yermek Sagimbáyev, antiguo responsable de la seguridad de Tokáyev. Y en medio de estas intrigas palaciegas, se ha confirmado que Samat Abish, sobrino de Nazarbáyev, seguirá como primer jefe adjunto del Comité de Seguridad.

Maximov y Putin, en 2007 a las afueras de Moscú.
Maximov y Putin, en 2007 a las afueras de Moscú.DMITRY ASTAKHOV (EFE)

Nazarbáyev, de 81 años, estuvo al frente de la república desde el ocaso de la Unión Soviética hasta 2019, cuando cedió el testigo a su delfín Tokáyev ante unas elecciones que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) declaró irregulares por el veto a candidatos independientes. Nazarbáyev no ha sido visto de manera pública desde el 28 de diciembre, cuando viajó con Tokáyev a San Peterburgo en dos aviones distintos.

El portavoz de Nazarbáyev aseguró este sábado a la agencia rusa Interfax que “Elbasy (su título honorífico de ‘guía de la nación’) está en la capital de Kazajistán”. “Elbasy mantiene numerosos encuentros consultivos y está en contacto directo con el presidente”, dijo Aidos Ukibay, quien agregó que Nazarbáyev “llama a todos [los ciudadanos] a unirse en torno al presidente de para superar los actuales desafíos y asegurar la integridad de nuestro país”.

El estrecho vínculo entre el exjefe del espionaje Karim Masimov y Nazarbáyev es resaltado por el portal Eurasianet, especializado en Asia central. Su editor David Trilling señaló a EL PAÍS que la petición de ayuda a Moscú podría hacer más dependiente del Kremlin a Tokáyev, y que sus discursos a la nación, incluido aquel en el que avisó de que sus tropas dispararán a los manifestantes sin previo aviso, han tenido mucho de simbólico: el mandatario se ha dirigido a la ciudadanía en ruso tras haber firmado el pasado 30 de diciembre, tres días antes del inicio de las protestas, una ley que impone en el sector servicios la rotulación obligatoria en kazajo y anula la obligatoriedad de hacerlo en la lengua eslava. El 23 de diciembre, Putin advirtió de que Kazajistán “es un país rusoparlante en todo el sentido de la palabra”, y su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, denunció semanas antes que las élites kazajas han virado hacia “un sentimiento antirruso” bajo la influencia del panturquismo del mandatario Recep Tayyip Erdogan.

Esta nación multiétnica, vecina de y con población ha sido hasta ahora uno de los principales aliados de Rusia, tanto en la CSTO como económicamente en la Unión Euroasiática. Un análísis de esta crisis publicado por el ‘think tank’ Carnegie de Moscú destaca que el sistema kazajo “ha tenido enormes fallas que han llevado el descontento a millones de personas por la distribución de sus riquezas”, lo que “ha llevado a su fin a la era de Nursultán Nazarbáyev”, pero de la crisis sale ganadora Rusia. “El Kremlin resuelve varios problemas a la vez. Primero, preservará un régimen amistoso, que es uno de los intereses fundamentales de la política exterior rusa. Y sin perder un soldado, mejor. Segundo, elevará al autoridad de la CSTO, que se vio sacudida por los recientes hechos de Kirguistán y Nagorno Karabaj. Y tercero, una intervención eficaz y rápida de las tropas fortalecerá la posición de en la nueva generación de la burocracia kazaja, de la que Tokáyev dependerá cada vez más y que al educarse en occidente y Asia no considera a Rusia un socio prioritario”.

Repatriación de turistas rusos

ha anunciado este sábado la repatriación exitosa de 25 turistas que se habían quedado atrapados en el caos en el que se ha sumido Kazajistán. El consulado de Estados Unidos en Almaty ha autorizado la marcha de todos los empleados no esenciales y sus familias de la ciudad. La Embajada española en Nur-Sultán, por su parte, mantiene la recomendación de evitar “los lugares concurridos”.

Allspain.info — últimas noticias en España y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, tecnología y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio, turismo y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí! Sígueme en Facebook.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.