Rusia permite la salida de los civiles de Mariupol y Volnovaja con un alto el fuego de cinco horas

EEUU baraja opciones para reducir su consumo de energía rusa

ha asegurado este viernes que está barajando opciones para reducir su consumo de energía rusa, ante una creciente del Congreso estadounidense para que Washington deje de importar de Rusia. «Estamos analizando opciones que tomar ahora mismo para reducir el consumo estadounidense de energía rusa», ha dicho la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

Psaki matizó, no obstante, que si se «reduce el suministro en el mercado global, subirán los precios de la gasolina», que ya están altos de por sí. Por esta razón, la Casa Blanca quiere hacer todo lo posible para «minimizar el impacto en las familias» estadounidenses. El de Estados Unidos, Joe Biden, dijo esta semana que vetar las importaciones estadounidenses de ruso es una de las opciones que se plantea su Gobierno, aunque Psaki rebajó el jueves las expectativas al respecto. Cecilia Rouse, asesora económica de Biden, subrayó este viernes en declaraciones a la prensa que la prioridad de la Casa Blanca es «mantener estable el suministro global de energía».

Las reticencias de la Casa Blanca a adoptar esa medida ha generado tensión en el Congreso, donde congresistas de ambos partidos -incluida la presidenta de la Cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi- han abogado por vetar las importaciones. El jueves, un grupo bipartidista de legisladores presentó un proyecto de ley para vetar las importaciones de crudo y productos derivados de Rusia, así como de gas licuado y carbón. Además, el senador demócrata Joe Manchin, uno de los más conservadores del partido, criticó el jueves la postura de la Casa Blanca, al considerar que Washington puede compensar el impacto a un posible veto energético a aumentando la producción nacional. tiene capacidad para producir su propio gas y petróleo, aunque importa energía porque su consumo doméstico es mucho mayor que la producción interna.

En comparación con la Unión Europea, sin embargo, Estados Unidos depende mucho menos de Rusia: solo importa el 7,9 % del que consume de ese país, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés). (EFE)

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.