Las exsoviéticas Georgia y Moldavia solicitan formalmente su ingreso en la UE

Las repúblicas exsoviéticas de y Georgia podrían engrosar dentro de poco las filas de la Unión Europea. Ambos países han solicitado este jueves formalmente su adhesión a la UE, siguiendo el ejemplo que ha tomado hace escasos días Ucrania. La invasión iniciada por contra su vecino ucraniano ha acelerado estas peticiones.

«Hoy firmamos la solicitud de adhesión de la República de a la UE», declaró la presidenta proeuropea antes de firmar el en una ceremonia televisada en Chishinau.

«Va dirigida a Emmanuel Macron, presidente de Francia, que desempeña la presidencia del Consejo de la Unión Europea», explicó Maia Sandu, según el portal de noticias Unimedia.

«Georgia es un Estado europeo»

Horas antes, el primer ministro de Georgia, Irakli Garibashvili, firmó el con el que solicita formalmente la adhesión del país a la Unión Europa, adelantando su cronograma inicial, con el que preveía lograr el acceso al bloque a partir de 2024.

«Solicitar la adhesión a la UE es otro importante paso en el camino de Georgia hacia la integración europea», ha indicado Garibashvili en una rueda de prensa antes de la firma.

Según el ‘premier’ georgiano, este paso «abre una nueva página en la historia y prosigue con los esfuerzos de nuestros ancestros de unirse a la familia europea común», ha recogido el portal de noticias Civil Georgia.

«Georgia es un Estado europeo», ha insistido, antes de resaltar que el país, «durante su larga historia, siempre ha pertenecido al espacio de la civilización y la cultura europeas».

Así, Georgia debe esperar ahora a recibir por parte de Bruselas el estatus de país candidato a entrar en la UE. Las autoridades georgianas ya confirmaron el miércoles que harían oficial su solicitud de ingreso al bloque.

El temor de Putin por el ingreso de en la OTAN

No solo la se plantea expandirse a nuevos países. La posible expansión de la OTAN por el este de Europa y la petición de Ucrania de entrar a formar parte de la Alianza Atlántica es lo que le ha servido a Vladimir Putin como excusa para iniciar la invasión.

El problema —para el Kremlin— es que no han conseguido el compromiso de frenar ese crecimiento ni con una guerra. Al contrario: si el objetivo era desmoralizar a la Alianza Atlántica, la invasión ha reforzado la voluntad de los socios para garantizar la arquitectura de la seguridad europea.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.