¿Por qué son importantes las regiones de Donetsk y Lugansk? El Donbás sigue siendo el centro de la guerra en Ucrania

Donetsk y son consideradas el eje sobre el que lleva años girando todo el conflicto de Rusia con Ucrania.

Ambas zonas, situadas en el este del país, están controladas por prorrusos y se declararon independientes a partir del conflicto que se inició en 2014. Ahora los bombardeos se han intensificado en la zona y las partes cruzan acusaciones de quien tiene la culpa de esa ruptura del (teórico) alto al fuego. Son también claves para los idearios pos soviéticos de Moscú y de hecho la Duma ha pedido esta semana a Vladimir Putin que reconozca su independencia, un paso que el presidente todavía no ha dado.

El Donbás, la región que forman ambas ciudades, es el punto neurálgico de un conflicto que ya se extiende durante casi ocho años, por lo que no se pueden entender los últimos movimientos como una novedad. Y es asimismo el elemento del que dispone Moscú para seguir presionando a Ucrania: son dos zonas prorrusas en medio de un país en el que la mayoría de la población no lo es y que, según los sondeos, es favorable tanto a la entrada en la OTAN como en la Unión Europea.

Una zona con mucha historia

En todo caso, en el Donbás se dio inicio en 2014 al Euromaidan, una rebelión popular que acabó con Viktor Yanukovich, un presidente cercano a Moscú. La región, precisamente, acogió la llamada Revolución Naranja. ¿Qué fue realmente? La movilización popular tras unas elecciones que tanto la oposición como la comunidad internacional calificaron como fraudulentas y que dieron como ganador al propio Yanukovich frente al nacionalista y europeísta Viktor Yúshenko. Esto era todavía el año 2004 y los comicios tuvieron que repetirse, aunque en 2010 Yanukovich sí ascendió al poder, pero la historia se repitió.

Una imagen de una unidad del SAS Británico en África, durante la Segunda Guerra Mundial.

Donetsk y son la mecha que enciende el conflicto entre Rusia y Ucrania, una vez cada cierto tiempo, para agitar Europa. Y Rusia ha acabado llevándoselas a su terreno, con el levantamiento prorruso que acabó con la declaración de independencia de ambas zonas a través del apoyo de efectivos ‘sin bandera’ enviados por el Kremlin. Esto es, una especie de milicia que dio soporte a los rebeldes favorables a Rusia. Esos pasos coincidieron casi en el tiempo con la anexión ilegal de Crimea por parte del régimen de Vladimir Putin.

Kiev, por lo tanto, ya no controla el este del país y aunque el reconocimiento oficial por parte del Kremlin todavía no ha llegado es evidente que Rusia está más que presente en Ucrania. Por eso una ahora sería una más, y la no es, ni mucho menos, nueva. El hecho de que Donetsk y hagan frontera con Rusia facilita las intenciones de Putin.

Al final, son importantes por dos motivos. El primero es que suponen una puerta de entrada ‘cómoda’ de Rusia a Ucrania y el segundo es que son una especie de freno para la expansión de la OTAN hacia esa zona. Y es que Moscú mantiene inamovibles sus dos principales líneas rojas frente a Occidente: que la Alianza no siga avanzando hacia la que Putin considera la zona de influencia rusa y que no admita, ni ahora ni nunca, la entrada de Ucrania en el grupo defensivo.

Allspain.info — últimas noticias en  y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, tecnología y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio, turismo y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí! Puedes seguir a ALLSPAIN.INFO en Facebook y Instagram.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.