Putin garantiza que Bielorrusia no cortará el gas pero envía bombarderos a la frontera con Polonia

La tensión se dispara en el este de a cuenta de la crisis en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

Y las principales potencias empiezan a mover ficha: mientras la OTAN, o sea, EEUU, hace maniobras en el Mar Negro, la de Putin apoya a su aliado Lukashenko con un despliegue de bombarderos y paracaidistas, que además se encarga de publicitar con el correspondiente video.

El vuelo de los súper bombarderos rusos TU-160 -con capacidad para lanzar bombas nucleares- ha sido calificado como «muy preocupante» desde la Unión Europea.

«Vigilamos la situación y la información que reunimos hasta ahora es bastante preocupante» dijo Peter Stano, portavoz del jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell.

pidió esta semana a que aclare sus intenciones en medio de una «actividad militar inusual» a lo largo de las fronteras de Ucrania, y dijo que Washington estaba siguiendo la situación ‘muy de cerca’.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, llegó a afirmar que estaba preocupado por los movimientos de tropas de Rusia, aún en su propio territorio pero cerca de la frontera de Ucrania.

Putin, sin embargo, tampoco quiere llevar la crisis demasiado lejos y ha desmentido la amenaza de Lukashenko de cerrar el gasoducto que alimenta a los países de centroeuropa si se imponen sanciones a Bielorrusia. « ha sido, es y será un país que cumple todos los compromisos encaminados a garantizar que los consumidores europeos reciban gas, los compromisos de los contratos firmados», se ha apresurado a declarar el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

La amenaza se produjo en medio de la crisis provocada por la presencia de miles de procedentes en su mayorúa de Oriente Medio, que están bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, en condiciones humanitarias muy duras.

Sin embargo, la Unión Europea prevé anunciar nuevas sanciones contra Lukashenko la próxima semana.

La UE acusa a Bielorrusia de organizar estos movimientos de migrantes, en respuesta a las sanciones internacionales contra el gobierno de Lukashenko, impuestas tras la violenta represión de manifestantes tras su reelección en 2020.

Veto en los aviones

Por otra parte, la aerolínea nacional de Bielorrusia, Belavia, ha asegurado que no permitirá el embarque en Turquía de ciudadanos de Irak, Siria y Yemen, según ha alegado porque así lo han decidido las autoridades turcas ante el repunte del flujo migratorio en la frontera.

«Por decisión de las autoridades turcas, desde el 12 de noviembre los nacionales de Irak, Siria y Yemen no podrán embarcar en los de Turquía a Bielorrusia», ha informado la compañía, que ha ofrecido el reembolso del billete a los pasajeros afectados, según la agencia de noticias BelTA.

Miles de personas se agolpan en la frontera de Bielorrusia con varios países de la Unión Europea, principalmente Polonia, como de una llegada masiva de la que el bloque comunitario responsabiliza directamente al régimen de Alexander Lukashenko, que ha amenazado con todo tipo de represalias por las sanciones externas.

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.