Ucrania declarará el estado de emergencia ante la amenaza de Rusia

El de acciona los mandos de dos guerras.

Una es virtual y actúa como amenaza concebida para amedrentar con los fantasmas más tenebrosos de dos guerras mundiales. Para ello se vale de medios materiales, como acumular a casi 200.000 soldados, millares de tanques, aviones y helicópteros en las fronteras de Ucrania, desplazar el grueso de la flota de guerra a los mares Negro y de Azov, y realizar maniobras balísticas nucleares con misiles intercontinentales. La otra guerra es real y efectiva, aunque con rasgos de guerra híbrida, y consiste en trocear Ucrania, en una estrategia abiertamente declarada de recuperación de los territorios del imperio soviético desaparecido en 1991.

La masiva difícilmente tendrá lugar, pero la segunda está en marcha desde 2014 y acaba de conseguir un nuevo hito político con el reconocimiento por Moscú de la independencia de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, la entrada masiva de tropas rusas, el establecimiento previsto de bases militares y, lo que es más grave, la fijación de un frente de contacto directo por primera vez entre el ejército ucranio y el ruso. Sobre el terreno, la agresividad de la técnica de de los pequeños pasos no debiera quedar oculta ante los ojos occidentales, a menudo proclives a encontrar atenuantes. La nueva amenaza se cierne sobre las dos provincias enteras, ahora solo en parte en manos de Rusia, y a buen seguro reivindicadas por las milicias prorrusas más allá de los actuales límites de la secesión. El objetivo es dejar reducida a una porción mínima, sin salidas al mar ni sus principales ciudades de tradición rusa, como son Odesa y Kharkiv, y con un prorruso en Kiev.

Foto: Un soldado del ejército ucraniano, en el frente. (Diego Herrera/EP)

Lea aquí el editorial completo

Поделитесь этим с вашими друзьями (Compártelo con tus amigos)

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.