Ucrania pide a las fuerzas occidentales que les envíen instructores militares al frente de guerra
Medidas disuasorias contra una eventual agresión rusa.

El Gobierno de ha instado a sus aliados a visibilizar su apoyo a Kiev ante una posible nueva invasión rusa. El ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, ha solicitado a Estados Unidos, el y Canadá que envíen instructores y equipos de entrenamiento a la línea del frente de la guerra del Donbás. “Su presencia aquí sería una buena señal para los rusos”, ha dicho Reznikov. Ucrania, que ha recibido información de los servicios de espionaje de sus aliados, ha acusado a de concentrar numerosas tropas a lo largo de sus fronteras y en la península ucrania de Crimea, anexionada por Moscú en 2014 con un referéndum considerado ilegal por la comunidad internacional, en preparación para una posible ofensiva militar a gran escala.

Cuando todos los ojos están puestos en el presidente ruso, Vladímir Putin, y su videoconferencia este martes con su homólogo estadounidense, Joe Biden, el líder ucranio, Volodímir Zelenski, ha insistido este lunes en que sus Fuerzas Armadas son capaces de luchar contra cualquier ataque de Moscú. “El Ejército ucranio confía en su fuerza y es capaz de frustrar cualquier plan de conquista del enemigo”, ha dicho el presidente Zelenski en una visita para conmemorar el Día de las fuerzas armadas a la región de Donetsk y a la línea del frente del conflicto con los separatistas prorrusos, que reciben el apoyo político y militar del Kremlin. Unas 14.000 personas han muerto en la guerra del Donbás, la última guerra de Europa.

Zelenski ha insistido en que querría tener un diálogo directo con Putin sobre el conflicto del este de Ucrania, algo que el Kremlin ha descartado. asegura que no tiene nada que ver con lo que define como una “guerra civil”, pese a que un buen número de informes de servicios de espionaje de Occidente y de entidades especializadas han trazado no solo el apoyo militar a los separatistas de las autodenominadas “repúblicas populares” de Lugansk y Donetsk sino también transferencias de armamento.

Kiev, que ha reclamado a la OTAN y a la UE sanciones “disuasorias” contra Rusia —que se sumarían a las ya impuestas por Washington y Bruselas a Moscú por anexionarse ilegalmente la península de Crimea, pero que no han tenido mucho efecto en el apetito expansionista de Putin—, también ha instado a la Alianza Atlántica a acelerar su adhesión, algo que es una clara línea roja para Moscú. Su entrada en la alianza militar (de la que forma parte), sin embargo, no parece cercana: Kiev tiene todavía que hacer una serie de reformas sustanciales en materia de defensa.

La tensión continúa también en el mar Negro, donde la Armada rusa ha comenzado ejercicios de invierno, con el sobrevuelo planificado de más de una veintena de aviones —cazas polivalentes, bombarderos— y helicópteros. En los últimos tiempos, Moscú ha aumentado las maniobras militares en el mar Negro, una zona geoestratégica en la que tres países de la OTAN tienen aguas —Turquía, Rumania y Bulgaria—, y acusa a la Alianza Atlántica de amenazar y de desestabilizar con su presencia allí.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Allspain.info — últimas noticias en y todo el mundo. Información de política y economía, cultura y sociedad, tecnología y deportes, reseñas de eventos y incidentes, sucesos y ocio, y viajes. Actualización diaria. ¡Todo es más importante aquí!

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.