El Gobierno ha otorgado este martes el indulto parcial a Juana Rivas, condenada a dos años y seis meses de por sustracción de menores. La ministra de Igualdad, sigue acusando al ex marido de Juan Rivas de «violencia machista» y celebra como un triunfo la medida de gracia concedida por el Consejo de Ministros.

Juana Rivas no tendrá que pasar por prisión. Pese a que fue condenada por un delito tan grave como la sustracción de menores, el Gobierno ha decidido que es más importante la causa feminista y contra la violencia machista que la Justicia. La ministra de Igualdad, Irene Montero, siempre se ha mostrado como una firme defensora de Juana Rivas, antes, durante y después de su condena, pese a que las evidencias quedaron patentes en los tribunales.

Hay que recordar que Franceso Acuri, ex marido de Juana Rivas, fue acusado por la podemita de ser un «maltratador». Por eso, Acuri ha pedido en los tribunales una indemnización de 80.000 euros a la ministra de Podemos y que se retracte de las declaraciones públicas en las que vinculaba el caso con el de las niñas Olivia y Anna, asesinadas en Tenerife por su padre.

Pero Montero sigue en sus trece, en el acto de conciliación celebrado en Collado Villalba, la ministra y pareja de Pablo Iglesias se negó a retractarse y a pedir perdón a Acuri. Los abogados de Montero reconocieron las declaraciones pero no las retiran. Tampoco aceptaron pedir disculpas o indemnizar a Arcuri con 80.000 euros por injurias y calumnias, tal y como requería el ex de Juana Rivas.

Este martes, tras conocerse el indulto a Rivas, ha vuelto a realizar declaraciones sobre el caso y ha celebrado como una victoria el indulto, que libra a la condenada por sustracción de menores de entrar en prisión. Pero ha ido más allá y ha seguido calificando el caso y, por tanto a Acuri, como un ejemplo de «violencia machista».

«El indulto parcial a Juana Rivas aprobado por el Consejo de Ministros es un acto de justicia y reparación y el cierre de una brecha entre la legislación sin perspectiva de género y una madre que protegió a sus hijos de la violencia machista», ha asegurado Irene Montero, en un claro desprecio a las decisiones adoptadas por los tribunales y en una cerrazón en vincular el caso de una madre que secuestró a sus hijos con la violencia machista.

Compártelo con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.